¿Quién no ha empezado un libro sin terminar? Si logras encontrar tiempo en estos últimos días del año, enfócate en usarlos sabiamente como en una actividad productiva que además te nutra. La sensación de culminar una tarea dejada en el pasado es uy satisfactoria, así que a leer.
¿Quién no ha empezado un libro sin terminar? Si logras encontrar tiempo en estos últimos días del año, enfócate en usarlos sabiamente como en una actividad productiva que además te nutra. La sensación de culminar una tarea dejada en el pasado es uy satisfactoria, así que a leer.
/ Westend61
Jerónimo Pimentel

Un año de encierro, enfermedad y muerte, seguido de otro cuyo primer semestre —al menos en este lado de los Andes— promete solo incertidumbre no parece grato para el recuerdo ni para el recuento. Los libros no han sido la excepción. Hubo menos producción editorial por las cuarentenas forzadas y el cierre de librerías, pero quizá, para algunos, también más tiempo para leer. Aquí algunas ideas.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más