(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)
Redacción EC

A menos de dos semanas para que se realicen las , el pleno del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) se pronunció finalmente sobre la valla electoral de representación y de cancelación de inscripción de los partidos políticos que se aplicará en este proceso.

El Comercio explica en cuatro pasos qué es la valla y el impacto que tendrá la decisión del JNE.

1. El origen de la valla electoral

A inicios de octubre de 2005, el Congreso, con los votos de las bancadas de Perú Posible, Partido Aprista y Unidad Nacional (PPC, Solidaridad Nacional y Renovación) aprobó que -a partir de las elecciones de 2006- se aplique la denominada “valla electoral”, a fin, según informó El Comercio en ese entonces, de “garantizar gobernabilidad y evitar la fragmentación multipartidaria de los futuros congresos”.

La valla electoral establece dos parámetros para permitir el acceso al Congreso de un partido político: 5% del respaldo ciudadano en la votación nacional. También fija una equivalencia de seis legisladores elegidos en diferentes circunscripciones.

De manera excepcional, en las elecciones de 2006 la valla fue de 4% y la equivalencia de cinco congresistas elegidos.

Según informó este Diario, el ex primer ministro Luis Solari, entonces portavoz de Concertación Parlamentaria, afirmó que la aprobación de la valla electoral, exonerándola de una segunda votación, fue “una maniobra” para que los partidos tradicionales se aseguren escaños "sin obtener votación mayoritaria, atentando contra la representatividad de los departamentos, especialmente de los de menor población y mayores índices de pobreza".

Tras la aprobación definitiva en el Congreso de la valla electoral, el presidente de la Comisión de Constitución, Ántero Flores-Aráoz, precisó que la decisión adoptada por la Junta de Portavoces para exonerar de segunda votación a la ley “es perfectamente legal”.

Precisó, además, que no era cierto que la valla electoral fuera antidemocrática, pues podrían ingresar personas con menos votación que los candidatos que teniendo más votos, su partido político alcance la valla. "No debemos olvidar el caso del doctor Valentín Paniagua, que en el 2000 obtuvo un escaño con 14.335 votos y fue elegido presidente del Congreso y presidente de la República; en tanto que otros postulantes como Luis Gasco Bravo (PAP) con 16.566 votos, Daniel Vera Ballón (PAP) con 15.852 votos o Enrique Chirinos Soto (Perú 2000) con 18.241 votos se quedaron sin nada, porque su partido no alcanzó escaño al Congreso en la misma elección".

Y en el 2009. Durante el segundo gobierno de Alan García, el Parlamento modificó el artículo 13 de la Ley de Organizaciones Política para fijar que los partidos que no alcancen la valla electoral perderán su inscripción.

2. La razón de la barrera

El exsecretario general del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) Roque Bravo explicó a El Comercio que la valla electoral “está orientada a limitar la cantidad de partidos”, debido a que ese siempre ha sido un problema que ha tenido el sistema político en el Perú.

“Hay países que son emblemáticos en el tema de la democracia, como Estados Unidos o Inglaterra, donde tienen dos o tres partidos, no tienen más, un poco que ese es el ideal que se quiere plantear. Y no un sistema donde haya muchísimos partidos políticos”, manifestó.

El "ABC electoral": ¿Qué es la valla electoral?

3. La decisión del JNE sobre las elecciones parlamentarias 2020

Más de tres meses después de que se convocaran las elecciones al Congreso del 26 de enero, el pleno del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) precisó ayer que aquellas agrupaciones políticas que no lleguen a alcanzar al menos seis parlamentarios en más de una circunscripción o, en su defecto, el 5% de votos válidos en el ámbito nacional, no perderán su inscripción ante el Registro de Organizaciones Políticas (ROP).

Según interpretó el JNE, en esta ocasión no corresponde aplicar lo estipulado en el artículo 13 de la Ley de Organizaciones Políticas, puesto que “se trata de un proceso extraordinario y no de una elección general, como establece la norma”.

Sin embargo, los grupos que no pasen la valla tampoco podrán formar parte del nuevo Congreso. El JNE remarcó que para acceder al procedimiento de distribución de escaños se debe haber alcanzado un mínimo de siete representantes en más de una circunscripción electoral.

De los 24 partidos políticos con inscripción ante el ROP, 21 participan en las elecciones del 26 de enero.

4. “Tendrá efectos nocivos”

El politólogo de la PUCP Fernando Tuesta consideró “errónea” e “inoportuna” la decisión del JNE, porque a su juicio esta medida tendrá efectos nocivos en materia de representación con miras a las elecciones del 2021.

“Me parece errónea porque el único argumento es que, al no ser una elección general y sí extraordinaria, no se aplica la norma, [...] es un formalismo”, expresó.

Tuesta criticó que la decisión se haya dado a conocer a solo 11 días para las elecciones del domingo 26.

Los efectos perniciosos –añadió Tuesta– serán que algunos partidos “cascarones” y “que han sido focos de corrupción y la mercantilización de la política” estarán en las elecciones generales del 2021.

Similar postura tuvo el experto en temas electorales Alejandro Rospigliosi, quien señaló que esto evitará que se tenga de una vez un ROP “más depurado”. También calificó de formalismo el argumento de que las elecciones son extraordinarias.

“No es saludable [el acuerdo] porque la razón de haber creado una valla electoral tiene como objetivo tener pocos partidos políticos, pero fuertes en su organización”, refirió.