picanterías
picanterías
Redacción EC

La organiza el primer Festival de la Chicha Cusqueña Ajha Raymi 2019, con el fin de promover e incentivar el consumo de esta bebida ancestral, además de dar a conocer los espacios gastronómicos donde su consumo hace perdurar la tradición: picanterías y chicherías.

La cita será este sábado 8, en la plataforma del mercado San Pedro del Cusco, desde las 9 de la mañana. Participarán 20 picanterías y chicherías cusqueñas, y el evento contará con la presencia de invitados especiales: la socióloga Isabel Álvarez y los chefs Flavio Solórzano, María Zúñiga, Kumar Paredes, Palmiro Ocampo y Andrés Ugaz, entre otros.

Orgullo y tradición
Waly I y II, La Chomba, Manuelitas, Fogón de Manuelas, Chanita, Sol de Mayo, 4 Suyos, Muro, Quinta Eulalia, María Angola, Qori Urpi, Los Caporales y La Locería
son algunas de las picanterías que conforman la asociación fundada en noviembre del 2016 con el objetivo de unir a quienes son consideradas guardianas guardianas de la tradición culinaria cusqueña.

Con el respaldo de haber sido declaradas (el 4 de noviembre del 2015), los líderes de las picanterías y chicherías del Cusco apelaron al trabajo en equipo y la unión, para preservar, conservar y mostrar su identidad gastronómica, la más sabrosa de sus expresiones culturales-festivas, cargada de identidad y que a diario realza el uso de insumos locales, dándoles un valor que trasciende el fogón.

(Foto: Martín Chambi)
(Foto: Martín Chambi)

Sobre la importancia de la chicha, la Asociación de Picanterías del Cusco señala: "El estudio de la chichería tiene momentos muy marcados dentro de la construcción de la historia peruana; la chicha se encuentra presente en las tres etapas que sobrellevó nuestro país. En la época inca, colonial y republicana, soporta alteraciones en cada una de ellas. Es imposible hablar de la chichería y dejar de lado la chicha y el maíz como tal, además que en la época incaica no existían estos establecimientos donde se elaboraba la chicha, ya que estos son resultados de la época colonial con la introducción de la moneda y, con ella, una nueva forma de comercio.

Y sobre el término específico, la APC cita "Picanterías Cusqueñas. Vitalidad de una tradición" (Eleana Llosa, 1992), donde se indica que "en el siglo XVII se identifica en los conciertos (contratos) a las mujeres que tenían como oficio el de "chicheras". Entre los años de 1687 al 1689 se ubicaron en el Archivo Regional del Cusco 10 conciertos para cocineras, en algunos casos para elaborar chicha (El Escribano Lorenzo de Xaimes Prot. 312 1,687 a 1,689)".