Descubre las claves para preparar loncheras ricas y nutritivas
Descubre las claves para preparar loncheras ricas y nutritivas
Redacción EC

Armar el refrigerio escolar puede ser una tarea aburrida y repetitiva para los padres. La rutina y el ritmo agitado de cada mañana nos empujan a la improvisación y, con ello, a atiborrar a los niños de golosinas, alimentos procesados y escasos nutrientes para su correcto desempeño y desarrollo.

No obstante, ten en cuenta que la debe proporcionar a tu hijo la energía y elementos nutritivos que requiera para su rendimiento diario y crecimiento. Esto no significa que deba ser abundante –el desayuno, el almuerzo y la cena no deben ser reemplazados– pero sí completa y variada.

¿Por qué es tan importante?

La señala que una alimentación inadecuada en la primera infancia (hasta los 6 años) es uno de los principales factores de riesgo de mala salud a lo largo de la vida. Además, en el mediano plazo, una alimentación inadecuada puede desencadenar en un mal rendimiento escolar, alteraciones del desarrollo intelectual y social, y diversas enfermedades crónicas.

Asimismo, recuerda que los que inculcamos a nuestros hijos en la infancia marcarán la pauta de cómo comerán en el futuro. Un niño habituado a los sabores intensos de los alimentos muy aderezados, grasosos o procesados rechazará más adelante las frutas y verduras y las descartará de su dieta adulta.

¿Cómo constituir una buena lonchera?

Muchos padres piensan erróneamente que preparar una lonchera balanceada requiere de enorme tiempo y esfuerzo. Pero la tarea es más simple de lo que parece: la clave es la planificación. Si organizas tus compras, consideras los gustos y preferencias de tus engreídos y te abasteces de los grupos principales de alimentos requeridos, tienes más de la mitad del terreno ganado.

Incluye siempre un alimento formador (proteínas para el correcto desarrollo del organismo y el cuerpo); uno energético (carbohidratos para que pueda mantenerse activo); y uno protector (frutas y verduras que aporten las vitaminas y nutrientes necesarios). Finalmente, agrega una bebida sin exceso de azúcar, pues es fundamental.

Asimismo, evita los alimentos que contengan calorías vacías –es decir, que aportan mucha energía, pero casi ningún nutriente–, y elige aquellos que se conserven en óptimas condiciones a lo largo de la jornada para evitar afecciones digestivas.