Luego del derrame ocasionado por la empresa Repsol, se han realizado protestas en el frontis de la refinería La Pampilla (Fotos : Jorge.cerdan/@photo.gec)
Luego del derrame ocasionado por la empresa Repsol, se han realizado protestas en el frontis de la refinería La Pampilla (Fotos : Jorge.cerdan/@photo.gec)
Gladys Pereyra Colchado

Al cumplirse un mes del derrame de petróleo en la refinería La Pampilla de , Miriam Alegría, presidenta del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), informó a este Diario que se ha impuesto dos nuevas multas coercitivas, de 100 UIT cada una, contra la empresa por incumplir las medidas administrativas impuestas días después del derrame.

MIRA: Entre demoras y contradicciones: las huellas sin remedio a un mes del derrame de Repsol

Estas multas se suman a la primera sanción del 10 de febrero y derivan de las medidas dictadas por el organismo fiscalizador el 18 de enero, cuando se dio plazo de entre 3 y 8 días para que Repsol cumpla con la identificación de las zonas afectadas, la limpieza y contención del crudo en los plazos otorgados. Al no cumplir ninguna, el monto total que debe pagar Repsol asciende a S/.1′380.000.

Ya son tres multas coercitivas que se van a seguir aplicando de forma sucesiva en tanto no sean cumplidas por la empresa. Se ha notificado a la empresa y no son apelables; es un mecanismo de ejecución forzoso”, explicó Alegría a El Comercio.

En cada uno de los tres casos también se han iniciado procedimientos administrativos sancionadores que derivarían en otras tres sanciones por más de 55 millones de soles (4000 UIT, cada una). En los dos últimos casos, los procedimientos iniciaron el 08 de febrero.

Las trabajos de limpieza en las primeras semanas fueron cuestionados por realizarse sin las medidas de protección necesarias y con palas y carretillas. Fotos: Julio Reaño/@photos.gec
Las trabajos de limpieza en las primeras semanas fueron cuestionados por realizarse sin las medidas de protección necesarias y con palas y carretillas. Fotos: Julio Reaño/@photos.gec
/ JULIOREA

De acuerdo con la funcionaria, en total se han impuesto 14 medidas, relacionadas a la adecuada gestión de los residuos sólidos, rescate de la fauna afectada en las áreas naturales protegidas, modificación del plan de continencia, entre otros, que significarán otras multas y procesos administrativos si Repsol no cumple los plazos. Una de ellas es la paralización de las actividades de carga y descarga de hidrocarburos en cuatro terminales, a fin de asegurar que, ante la ocurrencia de una nueva situación de emergencia, la empresa la controle en el menor tiempo posible. La autorización por 10 días que se otorgó para evitar desabastecimiento del combustible vence hoy.

“OEFA está verificando en campo y en caso se determine que hay incumplimiento por parte de la empresa vamos a iniciar las mismas acciones legales. Estamos procesando esa información y en los próximos días vamos a anunciar qué acciones legales adicionales estamos emprendiendo”, añadió.

Lucha por sobrevivir: Los animales víctimas del derrame de petróleo
El derrame de petróleo de Repsol ha afectado a más de 900 aves. A pesar de que sean tratadas, no todas podrán regresar a su hábitat natural.

Según ha informado Repsol, los trabajos de limpieza que ejecutan en las playas contaminadas supera el 70% de avance. Sin embargo, especialistas consultados por este Diario cuestionan que los trabajos se realicen solo de forma superficial sin considerar el daño en la columna de agua y el fondo marino, así como la afectación de la fauna que se alimenta con peces y organismos contaminados.

Yuri Hooker, biólogo marino y coordinador del Laboratorio de Biología de la UPCH, que una limpieza profunda de derrame de petróleo es una tarea de años. Por ahora, que sigan varando choros, cangrejos o erizos de mar demuestra que los organismos que viven en la zona intermareal están acumulando toxinas. “Para decir que un lugar está limpio se tiene que analizar que en el fondo marino y los organismos ya no haya rastros de petróleo. Son procesos que pueden durar décadas. Están limpiando solo lo que la gente ve”, advirtió.

El petróleo derramado en Ventanilla viajó muchos kilómetros al norte con la corriente marina. El balneario de Chacra y Mar y las peñas de Aucallama, donde muchos buscaban el ingreso diario para sus familias, han tenido que paralizar sus operaciones por la fuerte contaminación de las playas. Expertos aseguran que los mariscos, habitantes de estas zonas, demorarán más tiempo en recuperarse. 

Foto/ Jorge Cerdán / @photo.gec
El petróleo derramado en Ventanilla viajó muchos kilómetros al norte con la corriente marina. El balneario de Chacra y Mar y las peñas de Aucallama, donde muchos buscaban el ingreso diario para sus familias, han tenido que paralizar sus operaciones por la fuerte contaminación de las playas. Expertos aseguran que los mariscos, habitantes de estas zonas, demorarán más tiempo en recuperarse. Foto/ Jorge Cerdán / @photo.gec

El ministro del Ambiente, Modesto Montoya, ha cuestionado que, pese a las declaraciones de Repsol sobre la limpieza, permanezca una capa de espuma blanca, similar a la de los detergentes, en la bahía de Ancón y la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras.

El último domingo, el ministro explicó que esa sustancia contaminada hace muy vulnerables a las aves jóvenes que están aprendiendo a nadar, las cuales, al perder impermeabilidad en sus plumas y entrar al agua, mueren por hipotermia. Por ello, consideró que Repsol no está cumpliendo con su tarea. “Las leyes internacionales y nacionales señalan que cualquier accidente de este tipo tiene que ser resueltos por los responsables”, dijo.

Hoy se cumple un mes desde que el petróleo de Repsol provocara el peor desastre ecológico del país de los últimos años. Según las estimaciones del Ministerio de Ambiente, al menos 11.900 barriles de petróleo [Repsol solo reconoce 10.395] se derramaron y contaminaron más de 1.400 hectáreas de mar y tierra, así como más de 500 hectáreas de reservas de fauna marina en áreas naturales protegidas.

Según la misión de expertos de la ONU, actualmente las áreas de mayor acumulación de petróleo “son las estrechas bahías rocosas (entre Ventanilla y Chancay) y las estructuras artificiales que actúan como trampas para el crudo”. Estas zonas podrían ser una fuente de contaminación secundaria con consecuencias negativas para el medio ambiente a mediano plazo, advirtieron.

VIDEO RECOMENDADO

La Ruta Del Desastre.
El Comercio visitó tres de las playas más afectadas por el derrame de petróleo del pasado 15 de enero. El crudo se ha extendido unos 44 kilómetros a lo largo del litoral nacional. (Video: Óscar Ramírez Ch.)

TE PUEDE INTERESAR