(Foto: Fundación Arturo López Pérez)
(Foto: Fundación Arturo López Pérez)
Cristina Fernández

En el 2018, se registraron alrededor de 3,7 millones casos nuevos de cáncer en América Latina, según cifras de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Este organismo afirma que un 30% de los casos pueden curarse si se detectan temprano y se tratan adecuadamente; sin embargo, la mayoría es detectado en estado avanzado y el acceso a tratamientos de última generación es casi inaccesible por sus altos costos y la distancia con los países donde se realizan (Estados Unidos y países de Europa, principalmente).

Para los peruanos, sobre todo con tipos de cáncer considerados complejos y neoplasias en estado avanzado, el acceso a este tipo de tratamiento, con cirugías oncológicas de alta complejidad y también robóticas, será posible en el Instituto Oncológico Fundación Arturo López Pérez (FALP) de Chile. La institución, considerada un centro de referencia en Latinoamérica, hace unos días ingresó al Perú para brindar la posibilidad de que los pacientes de este país reciban una atención integral y especializada.


“Los pacientes peruanos diagnosticados con cáncer pueden acercarse a nuestra oficina (avenida Pardo y Aliaga 695, San Isidro) o llamar al celular 951330759. La representante en el Perú, María Cerdeña, enviará la información por Internet a Santiago de Chile, donde un comité oncológico evaluará su caso y tendrá una respuesta en cinco días. Muchas veces se recomienda que continúen con su tratamiento en su ciudad o lo terminen. Todo este proceso, de segunda opinión a distancia, es gratuito”, explica Alfonso Alcalde, director del Área Internacional de FALP.

En el instituto oncológico, que funciona desde hace 65 años y aspira a ser un centro de referencia mundial en el tratamiento de cáncer, uno de los 14 comités oncológicos [cabeza y cuello, casos complejos, comité ampliado, digestivo, endocrinología, hematología, ginecología, mama, neurocirugía, piel, tórax, sarcoma, urología y cuidados paliativos] decide si el paciente debe pasar por un diagnóstico más exacto sobre el avance de la enfermedad para saber con precisión dónde están alojadas las células cancerígenas.

“El examen de diagnóstico tiene un valor de 1.200 dólares para los pacientes internacionales, este costo es la mitad o un tercio de lo que puede costar en Estados Unidos. Estamos en diálogo con las principales aseguradoras del país. Por eso llamo al público sano y joven a asegurarse. Tener un seguro de salud que cubra el tratamiento en el exterior es lo ideal”, indica Alcalde.

—Avances—
Por tratarse de una institución sin fines de lucro, la FALP ha invertido sus ingresos en la modernización de sus instalaciones, adquisición de equipos de última tecnología, en investigación y desarrollo de fármacos contra el cáncer, y en formación de médicos especializados. En la actualidad, se pueden realizar cirugías robóticas, tratamientos de radioterapias y radiocirugías con un robot del tamaño de una habitación y que es capaz de eliminar tumores sin hacer una sola incisión. La fundación es pionera en la aplicación de este tipo de tratamientos.

“Nos estamos orientando hacia los pacientes metastáticos [con cáncer extendido desde un órgano a otras partes del cuerpo]. Seleccionamos muy bien a los pacientes, no solo por criterios de qué tantas metástasis tienen o qué edad tienen, sino que ahora estamos apuntando a criterios de carga tumoral genómica y detección de biomarcadores específicos”, explica el director médico de la FALP, doctor Hugo Marsiglia.

Según el médico, en Chile los tipos de cáncer más comunes son el de mama (también lo es en Latinoamérica) y el de vesícula biliar, considerado complejo. En el segundo nivel, se encuentran los relacionados al sistema gástrico. “Cuando se llega a una metástasis, su costo de tratamiento es muy alto”, señala Marsiglia.

La Organización Mundial de la Salud estima que el número de casos de cáncer aumentará un 32%, al superar los 5 millones de nuevos casos en el 2030, debido al envejecimiento de la población y la transición epidemiológica en América Latina y el Caribe. Para entender mejor este fenómeno, la FALP también invierte en la investigación que permita tener mayor precisión sobre las causas del cáncer en los países de esta parte del mundo.

Lee también: