Paola Ugaz denuncia que hay una campaña de desprestigio en su contra. (Hugo Pérez / @photo.gec)
Paola Ugaz denuncia que hay una campaña de desprestigio en su contra. (Hugo Pérez / @photo.gec)
Hernán Medrano Marin

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Luego de la publicación hace cinco años de su libro “Mitad monjes, mitad soldados”, investigación que realizó junto a sobre abusos físicos y sexuales dentro del , la periodista ha sido objeto de varias denuncias en su contra. Algunas de ellas han sido por difamación y lavado de activos.

La última denuncia en contra de Ugaz fue realizada a principios de este año por Luciano Revoredo, director del portal web y excandidato al Congreso por Solidaridad Nacional, por la supuesta comisión del delito de lavado de activos. El Ministerio Público acogió la denuncia y dispuso que fuera acumulada dentro de la investigación preliminar a la gestión de la exalcaldesa de Lima Susana Villarán.

Según la denuncia, durante el tiempo que Ugaz trabajó en la gestión municipal de Villarán, en el 2013, realizó viajes a países donde las empresas Odebrecht y OAS “realizaban la mayoría de sus actividades ilícitas” y habría registrado “movimientos bancarios insólitos” que se dieron a conocer en unos supuestos chats, cuya veracidad ella rechaza.

El origen de las denuncias

En diálogo con El Comercio, Ugaz sostuvo que las denuncias en su contra (y algunas otras contra Salinas) empezaron después de la publicación de “Mitad monjes, mitad soldados”. Detalló que tiene una denuncia de Luciano Revoredo por difamación, otras dos también por difamación de Carlos Gómez de la Torre (expresidente de la Asociación Civil San Juan Bautista, sociedad vinculada al Sodalicio) y otra por lavado de activos del caso Lava Jato.

Todo esto está ligado, no es un hecho aislado. Surge desde el 2018, año en que el arzobispo de Piura y Tumbes, José Antonio Eguren, nos demandó a mí y a Pedro Salinas por separados en Piura; esto no se ha detenido. He recibido varias demandas de los mismos personajes ligados al Sodalicio y todo con el fin de hostigarme judicialmente, malograr mi reputación en redes sociales, y amenazarme”, comentó.

Ugaz y Salinas son autores del libro "Mitad monjes, mitad soldados", que denuncia abusos en el Sodalicio. Tras su publicación, señala que empezó una serie de denuncias en contra de ambos. (Foto: Archivo/ Carlos Chunga)
Ugaz y Salinas son autores del libro "Mitad monjes, mitad soldados", que denuncia abusos en el Sodalicio. Tras su publicación, señala que empezó una serie de denuncias en contra de ambos. (Foto: Archivo/ Carlos Chunga)

Asimismo, añadió que viene preparando la publicación este año de un segundo libro sobre las finanzas de esta organización religiosa, lo que señala habría motivado la denuncia hecha por Luciano Revoredo en su contra por lavado de activos.

Es por eso que empieza a surgir el tema de acoso en redes sociales y de hostigamientos judiciales. El 2018, el arzobispo Eguren me demandó a mi y a Pedro. Luego, un trabajador del Sodalicio me denunció también por difamación. Se armó un ecosistema de la desinformación con algunos medios, todo sin haber publicado aún ni una sola línea del libro. En este ecosistema es donde se inventa que encabezo una supuesta red de lavado de activos”, indicó la periodista.

La periodista agregó, además, que el portal web LaAbeja.pe la ha acusado ya hace tiempo de comercializar uranio y plutonio.

Desmiente acusaciones

Ugaz precisó a este Diario que tanto la denuncia como la nota periodística que da cuenta de ella, publicada en setiembre del año pasado, carecen de asidero. Indicó que Luciano Revoredo envió la denuncia a la fiscalía y que a raíz de ello en febrero la empezaron a investigar por lavado de activos en el caso Lava Jato.

Dicen que yo estaba en Panamá, pero no conozco a nadie allá, solo he estado de paso por el país. La historia que han inventado es que yo, en el momento que trabajé en la Municipalidad de Lima, viajé a Panamá con dos o tres maletas de Susana Villarán. Que viajé por bus a El Salvador, donde dejé una maleta a Gustavo Gorriti, para luego regresar a Lima y, durante 7 años, guardé no sabemos dónde dos millones de soles. Luego, distribuí el dinero a inicios de marzo a una red de personas que no conozco, en un banco en donde no tengo cuenta alguna”, sostuvo.

Según Ugaz, desde hace ya algunos años se viene utilizando la justicia para acallar no solo a Salinas y a ella, sino a muchos otros periodistas que realizan investigaciones a profundidad. “Desde hace años las organizaciones poderosas y los políticos están utilizando al Poder Judicial y el Ministerio Público como un látigo contra los periodistas que los molestan e investigan. No soy la única, yo pertenezco a un grupo de periodistas que vienen siendo demandados por varios delitos. Ya no es solo por difamación”, dijo.

Según Ugaz, desde hace algunos años se viene utilizando la justicia para acallar a muchos otros periodistas que realizan investigaciones a profundidad. (Foto: El Comercio)
Según Ugaz, desde hace algunos años se viene utilizando la justicia para acallar a muchos otros periodistas que realizan investigaciones a profundidad. (Foto: El Comercio)

Amenaza de muerte

En octubre del 2020, Paola Ugaz denunció ante la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) de la Policía Nacional haber recibido una amenaza de muerte en su contra a través de un mensaje a su celular. , dijo que debido al contenido del mensaje le resultaba inevitable relacionar la amenaza con el hecho de su libro próximo a publicarse en el que muestra los negocios y el poder económico del Sodalicio de Vida Cristiana.

El mensaje alude a Charlie Hebdo, revista satírica francesa que tras referirse en su portada de enero del 2015 a la religión islámica bajo un tono burlesco, fue atacada días después. En total, 13 personas que trabajan en la revista murieron.

Para mi es un mensaje claramente intimidatorio, referente a la organización religiosa que estoy investigando junto a desde hace ya 10 años y también al nuevo libro que estoy preparando sobre el manejo financiero del Sodalicio. Es inevitable hacer esa relación”, dijo la periodista tras recibir la amenaza.

Supuesto reglaje

El periodista Pedro Salinas denunció el 9 de setiembre del 2020 que dos personas desconocidas llegaron hasta los alrededores de su vivienda en Mala, al sur de Lima, indagando sobre la ubicación de su casa y otros detalles de sus rutinas.

Carlos Zárate, quien trabaja en las viviendas de los residentes de Mala y que conoció del incidente, reveló ante las autoridades que recibió una llamada del policía Iván Antonio Barrios Arteaga, para requerir información sobre Pedro Salinas, y que le mandó por WhatsApp una fotografía obtenida de Reniec de Paola Ugaz preguntándole si la conocía.

Ugaz dijo que viene preparando la publicación de un segundo libro sobre las finanzas del Sodalicio, lo que señala habría motivado la denuncia hecha por Luciano Revoredo en su contra por lavado de activos. (Foto: César Campos)
Ugaz dijo que viene preparando la publicación de un segundo libro sobre las finanzas del Sodalicio, lo que señala habría motivado la denuncia hecha por Luciano Revoredo en su contra por lavado de activos. (Foto: César Campos)

Barrios le insistió e insinuó que si ayudaba “de manera reservada y confidencial” a dar detalles de los movimientos de Salinas y Ugaz sería recompensado. “El 9 de setiembre un policía de franco dirigió un operativo en Mala en búsqueda de nosotros dos por tráfico de terrenos. El policía tenía en su teléfono una foto mía y le ofreció dinero al jefe de seguridad de donde vive Pedro, diciendo que si encontraba información de nosotros dos iba a recibir una recompensa. Denunciamos a este policía por marcaje y reglaje”, señaló Ugaz.

Defiende demanda

Revoredo ya había sido consultado por este Diario sobre la denuncia en contra de Ugaz. Aseguró que esta no tiene relación con las investigaciones sobre el Sodalicio. “Nunca fui sodálite. Yo pertenecí a las Agrupaciones Marianas en los años 80, que era un brazo, no era formalmente parte del Sodalicio”, explicó.

Además, dijo que antes de presentar la querella contra Ugaz envió una carta solicitando rectificación “de los términos de difamadores, calumniadores y misóginos que ha usado respecto a nosotros”.

No es la primera denuncia de Revoredo contra Ugaz. Él también la ha querellado por calificar a su portal web, LaAbeja.pe, como un “medio difamatorio”. No obstante, la periodista argumenta que es al revés, que es ese portal el que la ataca.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: origen, transmisión, síntomas del Covid-19
Actualmente las autoridades sanitarias alrededor del mundo se encuentran alertas y buscan evitar su propagación. null