Chiara Roggero: saltar de Facebook a las aventuras en papel
José Miguel Silva

Aquellos que alguna vez leyeron los post del muro de de Chiara Roggero pueden dar fe que se trata de textos escritos por una persona que no se preocupa en absoluto por el ‘qué dirán’.

Publicista, periodista y dramaturga, Chiara es absolutamente multifacética. Parece incomodarle cualquier tipo de cercanía al estancamiento en un tema específico. Es por ello que tiene tantos seguidores (y lectores) en la más popular de las redes sociales.

Esta vez, sin embargo, la experiencia es distinta. Ha pasado de lo virtual a lo convencional: un libro titulado “Lo que pienso de” (Grijalbo, 2016), un titular que resume perfectamente lo que el lector tiene en sus manos: el mundo personal de una mujer creativa, curiosa y desenfadada.

-¿Cómo te animaste a llevar tus post del Facebook a un libro?

Escribía mis post en Facebook y me di cuenta que se compartían bastante. Al comienzo no entendía mucho por qué, pero después entendí que a la gente le gustaba mi manera frontal y simple de escribir. Y una vez un amigo me regaló un libro de un escritor y columnista argentino que decidió agrupar sus artículos en un texto. “Algo así debes hacer”, me dijo. Y se dio. No recopilé mucho porque no tenía tantos artículos, le agregué cosas nuevas, pero siempre conservando el mismo tono de mi Facebook.

-Existe una gran cantidad de temas en tus artículos ¿Hay algún tópico del que te sea más fácil escribir?

Todos los temas son fáciles porque el libro es sobre mi universo. Miro todo y sobre lo que me provoca escribo. Así como puedo hablar de política, puedo hacerlo sobre televisión o en torno a las madres del colegio, porque finalmente el universo de uno es inmenso.

-¿Le das importancia a los comentarios que te envían en Facebook?

Ninguno. Es más, bloqueo la opción de comentarios.

-¿Fue por alguna mala experiencia?

La verdad es que me da flojera responder, meterme en el mundo de los trolls. Tengo Twitter y casi ni lo uso. No es que me encante la relación con los lectores. Simplemente me gusta escribir. El que tiene ganas de leerme, bien, y si le gustó o no, también. Entrar en polémica con gente que no conozco me da flojera.

-¿En algún momento alguien se ha sentido afectado por tu forma de decir las cosas tan claramente?

Probablemente, sí. Tal vez a muchas de esas personas no las conozco o quizás a otras sí pero no me lo dicen. Pero sí de vez en cuando me han escrito algunos reclamándome algunas cosas.

-Es posible que algún hombre se sienta algo incómodo con tu artículo sobre los testículos…

¡Ay por qué se van ofender! Los hombres no son tan sensibles con esos temas. Escribo sobre los testículos para reírme un poco. Son un elemento en la vida de hombres y mujeres que decidí analizar.

-¿Te sientes más cómoda en tu faceta de escritora, publicista o dramaturga?

Me siento cómoda en cualquier faceta en la que me provoque estar. He pasado por el teatro, la publicidad, ahora escribo un libro. Me siento cómoda moviéndome más que quedándome en un mismo lugar.

-¿Y hay algo que descartes hacer en el futuro?

Probablemente ser actriz. Cuando he tenido la oportunidad de ensayar, desde mi lado de directora (de teatro), algunos actores me han sugerido actuar porque deslizan que podría tener talento para la actuación, aunque yo realmente me siento nula para eso. Sin embargo, prefiero nunca decir nunca porque o sino esta entrevista será mi peor huella.

-¿La imagen que tienes de PPK es esa del ‘viejito renegón’ que mencionas en tu libro? [Chiara fue parte del equipo de campaña de publicidad del hoy mandatario]

En el libro escribo sobre la imagen que tuve de él durante la campaña presidencial, en la que él estaba en un estado muy atípico: ¡ser candidato a la presidencia! Así que lo conocí en esas circunstancias, por lo que imagino que actualmente siendo ya presidente, sin encuestas ni estrés de elecciones, debe ser otro personaje. Pero durante la campaña lo padecimos un poquito, la verdad que sí.

-¿Cuánto pesa una campaña publicitaria en un proceso político?

En esta campaña en particular no creo que la campaña haya sido muy trascendental. Recuerdo que cuando ganó PPK muchos nos felicitaban, y si bien yo sentía que pusimos nuestro granito de arena, pero también hubo demasiados elementos externos que colaboraron a que PPK gane pese a que nadie lo creía posible, incluso yo.

-¿Fue muy difícil aterrizar a PPK como un personaje ‘bien peruano’?

Teníamos que vender a PPK como el ‘peruano más peruano’ pero, evidentemente, no lo era. Aunque cuando lo escuchas hablar te das cuenta que es peruano, pero su cara de ‘gringo’, su tema con el pasaporte americano, hacía las cosas difíciles.

-¿Por qué escogiste tres portadas distintas para tu libro?

Porque esto es como un libro juego, que lo puedes leer de atrás para adelante o iniciarlo desde el centro.

-¿Vendrán muchos más libros en el futuro?

¡Me encantaría! Quizás una segunda parte de este o sino escribir algo sobre Lima.

-La vida te ha llevado a encontrarte en un baño de discoteca con… ¡Gustavo Cerati!

En el libro comparto un encuentro casual que tuve con Gustavo Cerati. He tratado de recuperar aquellas anécdotas que me han enseñado algo en la vida. Además porque soy una fanática de su música y de su aspecto físico.

-¿Cuál es la mayor dificultad para los trabajadores del mundo de la publicidad?

Qué difícil es ser creativo y diferente en un mundo en el que ya no solo los publicistas hacen videos. Ahora cualquiera puede hacerlos. La capacidad de innovar se hace cada vez más difícil. Igual, siguen saliendo nuevas ideas  y me sorprendo mucho del cerebro humano. Mientras pasa el tiempo se han hecho cada vez más cosas, y uno tiende a repetirse, pero nosotros estamos prohibidos de repetir.

-¿Sueles leer muchas novelas y cuentos?

No soy la lectora que muchos creen. Ahora estoy leyendo una novela titulada “Éramos mentirosos” de E. Lockhart, que habla sobre la mentira, un tema que siempre me ha llamado mucho la atención.

-¿Alguna vez te has arrepentido de un post en Facebook y terminaste borrándolo?

 Sí. Una vez fui un poco ofensiva innecesariamente con un aspecto físico de una persona, y decidí borrar el post.

-¿Las campañas como ‘Ni una menos’ solo son posibles gracias a las redes sociales?

#NiUnaMenos sin el hashtag adelante no hubiera sido lo que fue: la marcha más importante en la historia del Perú, sino existiera la influencia de las redes sociales, definitivamente.

-¿Te gustaría escribir un guión para una película?

Me encantaría. Estoy  en eso. Quiero escribirle a un amigo que puede ser el director.

-¿Más allá del éxito taquillero de cintas como “Asu Mare”, cómo ves al cine peruano?

Me parece genial ese despertar de las películas peruanas y que se estén viendo tanto, pero probablemente las que a mí me gustan no son las más taquilleras. “Magallanes” me encantó y no fue taquillera. Aunque tampoco le temo a lo comercial, de hecho, mi libro es sencillo, alejado de la literatura sofisticada. A mí me gusta lo simple, pero las últimas películas ‘comerciales’ se han pasado un poquito de simples o fáciles. Creo que se podría hacer algo comercial pero de forma más inteligente.

-¿Cómo fue tu trabajo con Jerónimo Pimentel como editor?

Jerónimo fue sobre todo un gran compañero. Nunca me cortó ni me dijo ‘de esto no hables’, pero sí me dijo ‘quizás este tema no es tan interesante’ y yo lo pensaba, luego decía ‘sí, tienes razón’. Él nunca llegó con una tijera y creo que lo elegiría mil veces como editor.

-Finalmente, ¿para qué público está dirigido tu libro?

Principalmente para la gente que cree que no le gusta leer. Porque es una lectura rápida. El capítulo más largo tiene tres páginas. También puede leerlo alguien que no sea sensible, porque el libro está lleno de ironías. No es un libro para alguien que se tome las cosas demasiado en serio. Digo las cosas como las pienso y sin tratar de imponerlas.


MÁS DE FACEBOOK...

TAGS RELACIONADOS