Kaia Gerber se dejó ver con un libro de Mario Vargas Llosa. (Getty Images)
Kaia Gerber se dejó ver con un libro de Mario Vargas Llosa. (Getty Images)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Que una ‘top model’ sea vista leyendo un libro se ha vuelto en noticia. Pueden ser varias las razones. Uno: que se trata de Kaia Gerber, una de las modelos del momento e hija de la actriz Cindy Crawford. Dos: que el libro haya sido uno de , específicamente una traducción al inglés de “Travesuras de la niña mala” (“The Bad Girl”), obra publicada por el Nobel de Literatura peruano en el 2006. Tres: que nuestros estereotipos nos digan que la literatura poco o nada tiene que ver con las pasarelas. O cuatro, y esto sería lo peor: que creamos incompatible la lectura con la figura de una mujer bonita.

Kaia Gerber con el libro "Travesuras de la niña mala" bajo el brazo.
Kaia Gerber con el libro "Travesuras de la niña mala" bajo el brazo.

Cada quien sabrá por qué le sorprende una noticia así, rebotada por medios de todo el mundo. El hecho es que ocurrió en la Semana de la Moda de París, donde Gerber desfiló para casas como Givenchy o Chanel, y convirtió a la novela de Vargas Llosa en un accesorio de lo más chic a ojos de la prensa fashionista (y de sus consumidores). De hecho, la revista “Vogue” bautizó al libro como “el accesorio más inteligente de la semana de la moda”. Cuestión de gustos.

Tampoco es un caso tan nuevo. Ya hace más de medio siglo, una foto de Marilyn Monroe leyendo el “Ulises” de James Joyce se convirtió en una imagen del desconcierto. ¿Cómo era posible que la bomba sexy rubia pudiera leer esa novela con fama de inextricable?, se preguntaron varios (hombres en su mayoría) con la más completa ligereza. Y seguramente, atacados por la impotencia de no haber podido terminar el célebre libro tras varios intentos.

Marilyn Monroe leyendo el "Ulises" de James Joyce.
Marilyn Monroe leyendo el "Ulises" de James Joyce.

UN LIBRO, ¡QUÉ ‘TRENDY’!

Aun así, el caso de Gerber es interesante porque se suma a lo que parece ser una tendencia: en tiempos de redes sociales, son cada vez más las celebridades que se dejan ver en uno de los momentos más íntimos que pueda tener un ser humano, aparte de ir al baño: el de la lectura. Pasó, por ejemplo, con la también modelo Kendall Jenner, que fue fotografiada con el libro “Tonight I’m Someone Else” de Chelsea Hodson y la susodicha obra se agotó en las siguientes 24 horas. No por nada la miembro del clan Kardashian arrastra unos 120 millones de seguidores en Instagram. ‘Influencer’ a toda regla.

¿Tiene algo de malo que Jenner sea una mejor motivadora de la lectura que la mayoría de críticos literarios del mundo? No necesariamente. Es más, aparte del libro de Hodson, la modelo también ha logrado impulsar otras obras escritas por mujeres como “How to Cure a Ghost” de Fariha Róisín o “El huésped y otros relatos siniestros” de Amparo Dávila.

Hermanas lectoras: Bella Hadid con “El visitante” de Stephen King y Gigi Hadid con “El extranjero” de Albert Camus.
Hermanas lectoras: Bella Hadid con “El visitante” de Stephen King y Gigi Hadid con “El extranjero” de Albert Camus.

Las hermanas Hadid también han seguido esa práctica. Gigi luciéndose con “El extranjero” de Albert Camus, y Bella con “El visitante” de Stephen King. Y así podemos seguir enumerando ejemplos de cómo varias supermodelos del mundo vienen tirándose abajo prejuicios con la sencillez de mostrarse con un libro bajo el brazo. ¿Gesto natural o calculado detalle? Quién sabe, pero la discusión es otra.

Por último, y aunque se sale del molde, no habría que dejar de mencionar el caso de Maluma y su foto con “La caída” de Camus. Instantánea que en su momento se volvió meme y puso en duda si se trataba de una broma hecha con Photoshop, asunto desmentido por el propio cantante colombiano. “Sí había empezado a leerlo el día que tomamos la foto. Fue un regalo de un amigo. Todavía no lo he terminado. Estoy a la mitad”, reveló a la revista Billboard. También asomaron los prejuicios en el asunto, aunque como escribió una tuitera por allí: “Que después de Camus ahora Maluma lea a Betty Friedan para dejar de hacer himnos machistas”. Hay casos y casos.

El colombiano Maluma, fiel lector de Albert Camus.
El colombiano Maluma, fiel lector de Albert Camus.

TE PUEDE INTERESAR