Pisapapeles: comentamos los libros "Los conchudos" de Sofocleto y "Apatridia"/"Pater" de Coco Mártin.
Pisapapeles: comentamos los libros "Los conchudos" de Sofocleto y "Apatridia"/"Pater" de Coco Mártin.

“Los conchudos”

Autor: Sofocleto.

Páginas : 174.

Editorial: Planeta.

La encomiable tarea de recuperar el afilado trabajo literario de Luis Felipe Angell (1926-2004), alias Sofocleto, comenzó con la publicación de “Los cojudos” en el 2019. Ahora, por fin, aparece el segundo tomo de la bien llamada “Enciclopedia de la conducta humana”, que esta vez se encarga de otra especie mayoritaria en la demografía peruana: “Los conchudos”.

Que el tema forme parte inherente de nuestra idiosincrasia no significa que no existan razones para discutirlo. Lo saludable es que se haga desde la extravagancia y la insolencia, como para estar a la altura de los sujetos analizados. Porque más allá de cualquier investigación psicológica o antropológica que se pueda hacer de la “conchudez”, lo que emprendió Sofocleto fue una sátira que tiene el mérito de que (nos guste o no admitirlo) consigue que cualquier peruano promedio se vea reflejado en mayor o menor medida.

Así, el autor pasa de los ejemplos específicos (conchudo es “el que llega a un velorio y pasa directamente a chupar” o “el que se hace servir porque tiene una afección al esfuerzo físico”) a las meditaciones mucho más inteligentes, recurriendo incluso a referencias históricas o a organizadas genealogías. Lo mejor (o lo peor) de todo es que su radiografía nacional no parece haber perdido vigencia: “El Perú no es una democracia –escribe–, sino, más bien, una monarquía sui generis; puesto que cada peruano actúa, siente y dispone como si fuera el rey de la concha”. Así estamos.

“Apatridia”/“Pater”

Autor: Coco Mártin.

Páginas : 128.

Editorial: Arcadia.

Es, como lo describen sus editores, “un libro metido de cabeza de otro”. El primero es un poemario que se titula “Apatridia”, en el que destacan un lenguaje versátil, que recurre a algunos neologismos, a términos especializados y a ciertos simbolismos surrealistas para configurar una obra sobre la soledad y el aislamiento. Aunque la voz poética por momentos se dispersa entre personajes diferentes, prima un tono adolorido, en el que la propia escritura parece un mecanismo de expiación. En sus versos, Mártin rememora pasajes infantiles y juveniles que parecen fruto de una intensa sesión psicoanalítica, con todos sus miedos, excesos y zonas oscuras.

El segundo libro, que se lee al invertir el volumen, lleva como título “Pater” y es una especie de dossier fotográfico en el que Mártin ha experimentado con fotos propias y ajenas. Tal como lo cuenta en el texto introductorio, el autor recuperó una serie de imágenes captadas por su padrino Jaime Rodríguez (una figura paternal y gravitante) y decidió ir registrando otras tomas que funcionaran en paralelo, como un espejo entre el pasado y el presente.

Lo enigmático de las imágenes, la diferencia en la textura del registro, y su motivación no solo para servir como un instrumento de memoria, sino también de olvido, redondean junto a los poemas un díptico muy sugerente.

*El libro doble se presenta este jueves 5 de mayo, a las 7 p.m., en Galería Forum (Av. Larco 1150, Miraflores).



Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más