Virginia Woolf y un viaje de 100 años
Virginia Woolf y un viaje de 100 años
Santiago Bullard

La sombra de Virginia Woolf es una de las que con mayor presencia se han proyectado sobre el siglo XX. Tanto por la fuerza de su estilo narrativo como por todo aquello que representó en los movimientos de reivindicación de los derechos de la mujer, no cabe la menor duda de que su influencia ha sido tremenda, y en campos que van mucho más allá de lo netamente literario. La importancia de su legado es indiscutible, pero a veces puede hacer que perdamos de vista lo curioso de sus inicios.

Hoy es el primer centenario de la carrera de Virginia Woolf. Hace exactamente un siglo, el 26 de marzo de 1915, apareció la novela que daría pie a una de las producciones literarias más formidables del siglo pasado: Fin de viaje, la primera obra que publicara esta escritora.

Todo empieza cuando la protagonista de la novela, Rachel Vinrace, abandona Inglaterra para embarcarse al continente sudamericano a bordo del barco de su padre. La acompañan dos parejas de compatriotas (una de las cuales es el matrimonio Dalloway, que luego protagonizará la novela Mrs. Dalloway), y junto a ellas llega finalmente a un remoto hotel, perdido en mitad de la selva amazónica. El viaje no tarda en convertirse en un viaje de descubrimiento y enriquecimiento interior, a la vez que la novela dibuja un retrato satírico de la sociedad inglesa de la época.

El libro, sin embargo, tiene un valor que rebasa sus contenidos. Muchas veces se ha reparado en el carácter premonitorio de la novela, que habla del final del viaje cuando el de su autora acaba de empezar. La heroína, Rachel Vinrace, muere prematuramente, afectada por una misteriosa enfermedad de los trópicos. 26 años más tarde, Virginia Woolf, que por aquel entonces tiene ya 59 años, se pondrá un abrigo con los bolsillos llenos de piedras y se lanzará al río Ouse, de cuyas aguas no encontrará retorno. “Una víctima de su propia, excesiva sensibilidad”, dijo a propósito de ello el escritor Al Álvarez en su estudio sobre el suicidio, titulado El Dios Salvaje.

Estos dos acontecimientos (uno fantástico, otro biográfico, ambos muy reales) son los puntos de referencia que ha tomado la escritora y periodista argentina Irene Chikiar Bauer para escribir Virginia Woolf. La vida por escrito. Esta biografía en dos volúmenes de la autora, cuya edición coincide con el centenario de Fin de viaje, es el resultado de siete largos años de trabajo, y es la más completa de cuantas se han escrito en español. La vida de los grandes escritores, después de todo, se sigue escribiendo aún después de sus muertes. Como las aguas, ya sea que pensemos en las del río Ouse o en las del Amazonas, que no dejan de fluir.