La ciudad japonesa de Hiroshima vive con expectación la histórica visita del presidente de EE.UU., , mientras los sobrevivientes de la bomba atómica aseguran que el objetivo es acabar con los arsenales nucleares, no recibir disculpas.

Obama, que viajará durante unas horas a Hiroshima tras participar en la cumbre de dos días de líderes del G7 en el parque natural de Ise-Shima (centro de Japón), se convertirá en el primer residente de la Casa Blanca en visitar la ciudad arrasada por el ataque nuclear a manos de las tropas estadounidenses el 6 de agosto de 1945.

La breve ceremonia, en la que el presidente de EE.UU. realizará una ofrenda de flores y dará un discurso en honor a las víctimas de unas de las peores atrocidades de la historia, se celebrará a última hora de la tarde en el Parque de la Paz.

La visita del presidente de EE.UU. ha estado rodeada de un enorme secretismo y no ha sido hasta hoy cuando se ha comunicado a las asociaciones de supervivientes que finalmente tres de sus miembros acompañarán a Obama en la ceremonia del Parque de la Paz. EFE

TAGS RELACIONADOS