Milagros Asto Sánchez

A cada tiroteo en Estados Unidos le sigue una ola de “pensamientos y oraciones” y de gritos de “basta ya”. Se reavivan las eternas discusiones sobre el control de armas. Expertos y políticos afirman que “ahora sí” se tiene que pasar a la acción. Esta vez 19 niños y dos profesoras murieron a manos de un tirador de 18 años. El aula de la escuela primaria Robb en Uvalde de Texas fue el escenario de la masacre. Los análisis, las revelaciones sobre el atacante y las historias de las víctimas se repiten como un disco rayado en un país en el que la única pregunta que importa es si esta vez algo será diferente.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más