"La capacidad de predecir y contrarrestar los patógenos que surgen naturalmente, así como los genéticamente alterados liberados de laboratorios no regulados, fue desarrollada por primera vez por el gobierno de los Estados Unidos hace más de una década". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"La capacidad de predecir y contrarrestar los patógenos que surgen naturalmente, así como los genéticamente alterados liberados de laboratorios no regulados, fue desarrollada por primera vez por el gobierno de los Estados Unidos hace más de una década". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Michael V. Callahan y  Mark C. Poznansky

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Poco después de que surgiera el nuevo coronavirus, se secuenció su genoma y se desarrollaron . Sí, a una velocidad increíble. Todas estas son tareas hercúleas que merecen elogios. Pero el logro de Estados Unidos se detiene ahí. La estrategia inicial de la vacuna fue reactiva y táctica, no decisiva y estratégica. Si bien priorizó la introducción de vacunas seguras y efectivas en los cuerpos lo más rápido posible, no consideró cómo prevenir variantes u oleadas posteriores del virus.

Todos los coronavirus producen variantes. De hecho, surgieron variantes del SARS-CoV-2 cuando el virus se propagó desde Wuhan, China, por todo el planeta. Sin embargo, el siguiente peligro es la evolución de variantes que pueden superar la inmunidad proporcionada por las vacunas existentes y las infecciones anteriores.

La segunda generación de vacunas contra el , que ahora están en desarrollo como inyecciones de refuerzo, está dirigida a variantes conocidas, pero no están diseñadas con variantes futuras en mente. Este es el desarrollo de una vacuna “whack-a-mole”, un enfoque ineficiente y costoso que persigue el virus de ayer. Lo que necesitamos es inmunidad al “disparo mortal”, que protegería a las personas contra todas las variantes actuales y futuras, y pondría fin a la .

Es posible hacer una vacuna como esta si los científicos estudian de cerca los patrones de mutación de los virus y diseñan vacunas para los que estamos a punto de enfrentar, no solo los que tenemos ahora. Este enfoque es especialmente importante teniendo en cuenta la cantidad de formas en que los virus pueden surgir en los seres humanos, incluida la propagación natural o un accidente en un laboratorio de investigación de virus. Ambos escenarios son objeto de una seria investigación.

Cualesquiera que sean los resultados de esas investigaciones, Estados Unidos debe utilizar esta pandemia para garantizar que el desarrollo de vacunas de emergencia pueda abordar todas las posibilidades.

Un enfoque es predecir qué variantes son más probable que ocurran en un virus circulante y prepararse para vencerlas de antemano utilizando vacunas prediseñadas. Esto puede parecer futurista, pero la capacidad ya existe.

La capacidad de predecir y contrarrestar los patógenos que surgen naturalmente, así como los genéticamente alterados liberados de laboratorios no regulados, fue desarrollada por primera vez por el gobierno de los Estados Unidos hace más de una década.

Entre 2008 y 2016, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa desarrolló un programa llamado Prophecy para estudiar la evolución de los virus para predecir mutaciones y desarrollar vacunas. La agencia lo combinó con una red de alerta dirigida por médicos que trabajaban en al menos siete hospitales de todo el mundo.

Desafortunadamente, los cambios en el liderazgo político de EE.UU. en 2016, así como los cambios presupuestarios, llevaron a la desaparición de las colaboraciones de investigación en nueve países, incluidos China, Rusia, Indonesia y Nigeria.

El nuevo compromiso de la administración de con la salud global señala una oportunidad para reiniciar Prophecy o un programa similar.

Si bien el primer acto de Prophecy fue una predicción precisa de la evolución de los patógenos, fue el segundo acto del programa el que mejor nos sirve ahora: la capacidad de anticipar mutaciones virales antes de que ocurran y de contrarrestar las mutaciones mediante el uso de vacunas. Este tipo de vacunas ya se están estudiando en ensayos clínicos avanzados para prevenir la recurrencia de cánceres resistentes a los medicamentos y producir una vacuna universal contra la influenza. Llevar estas tecnologías a la lucha contra las variantes del coronavirus podría ayudar a poner fin a la pandemia actual y prevenir la próxima. La nación debería moverse rápidamente.


–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS