(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)
Paul Keller

Excorresponsal de la BBC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Siempre que los diplomáticos británicos mencionan la relación entre el Reino Unido y los Estados Unidos, nunca dejan de referirse a la “relación especial” entre ambos, que tiene más de dos siglos. Ya sea en paz o en tiempos de guerra; ya sea demócrata o republicano en afiliación, la actitud del ocupante de la Casa Blanca hacia la antigua madre patria importa enormemente, especialmente a Gran Bretaña.

Entonces, quienquiera que preste juramento como presidente el 20 de enero del 2021 (con el resultado de la contienda entre Joe Biden y Donald Trump aún en la balanza mientras se escribe este artículo), la ‘relación especial’, un término popularizado por Winston Churchill después de la Segunda Guerra Mundial, seguirá siendo el foco del debate, y al menos del lado británico, aumentará la preocupación.

Para Gran Bretaña, el resultado de las elecciones estadounidenses podría tener una influencia significativa en una serie de asuntos tanto mundiales como internos en los próximos cuatro años, como la defensa internacional, las conversaciones diplomáticas con China e Irán, así como el resultado exitoso del ‘brexit’. Mientras Gran Bretaña abandona el bloque comercial de la Unión Europea (UE), el gobierno de Boris Johnson ha estado mirando con esperanza al otro lado del Atlántico para un acuerdo de libre comercio con la mayor economía del mundo.

Las relaciones con la administración Trump han sido cálidas, aunque a veces volátiles. Johnson es el aliado más cercano de Trump en Europa. Si bien la relación oficial entre las dos naciones se ha mantenido estable en términos de vínculos militares, diplomáticos y de inteligencia, Trump ha criticado abiertamente la política británica. Atacó a la ex primera ministra Theresa May por su manejo de las negociaciones del ‘brexit’, así como por el enfoque de Gran Bretaña hacia la corporación de comunicaciones china, Huawei.

En el mejor de los casos, es probable que otros cuatro años de Trump signifiquen más de lo mismo: apoyo renovado para una nación, ahora liberada de sus vínculos con la UE, así como la tentadora oferta de un acuerdo comercial bilateral. Mientras tanto, puede que continúe el desacuerdo sobre qué línea tomar con China o Irán. Cualquiera de estos problemas podría obligar a Gran Bretaña a separarse de sus aliados europeos, o seguir a Europa y correr el riesgo de ser rechazado por Washington.

Bajo Biden, es probable que Gran Bretaña esté mucho más abajo en la lista de prioridades de Washington. Biden, un irlandés-estadounidense, se ha opuesto firmemente al Brexit desde el principio, preocupado por el impacto que tendría la salida de Gran Bretaña de Europa en la seguridad de Irlanda del Norte y el riesgo de que se reanude la violencia dentro de la provincia británica, que limita con la República de Irlanda. Su oposición a que Gran Bretaña abandone la UE sin un acuerdo podría dañar las perspectivas inmediatas del Reino Unido de uno comercial con Estados Unidos, un elemento crucial en su estrategia posterior al ‘brexit’. Es probable que una presidencia de Biden favorezca a Francia y Alemania sobre Gran Bretaña, ahora el Reino Unido ya no puede influir en la estrategia de la UE o intervenir en nombre de los intereses de Estados Unidos en Bruselas.

Por otro lado, es probable que la “relación especial” bajo la administración de Biden sea un asunto mucho más tranquilo. Biden es mucho más internacionalista que Trump. Intentará mejorar las relaciones con organismos internacionales como las Naciones Unidas, además de establecer una “cumbre de las democracias”, medidas que contarían con el pleno apoyo de los británicos. También existe un terreno común entre Biden y Johnson sobre cómo manejar la creciente influencia de China, así como sobre cómo manejar las ambiciones nucleares de Irán.

Gran Bretaña también tendría mucho en común con el enfoque de la administración Biden para abordar la crisis ambiental global. Mientras Trump sacó a Estados Unidos del acuerdo climático de París, Biden, por otro lado, está ansioso por volver a unirse y presionar por medidas aún más agresivas para combatir el cambio climático.

En general, ya sea Trump o Biden quien emerja como el ganador de las elecciones estadounidenses, muchos analistas creen que hay una cosa que no cambiará: la retirada gradual de Estados Unidos de su papel de larga data como líder y policía mundial. “América primero” es una frase que se aplica tanto a Biden como a Trump. Cualquiera de las dos administraciones seguramente colocará la solución de los problemas económicos y sociales en casa como una prioridad. Es un recordatorio oportuno para el Reino Unido sobre la necesidad de revisar sus relaciones históricas con Estados Unidos. A medida que Gran Bretaña se libera de la UE el próximo año, la responsabilidad recae en el país de asumir un papel mayor en el liderazgo mundial, mientras aprende a no apoyarse demasiado en la “relación especial”, sea quien sea que esté en la Casa Blanca.