La oposición parlamentaria reúne firmas para censurar a Willy Huerta, titular del Mininter. Hace unos días fue interpelado, entre otros temas, por el caso de Harvey Colchado. (Foto: PCM)
La oposición parlamentaria reúne firmas para censurar a Willy Huerta, titular del Mininter. Hace unos días fue interpelado, entre otros temas, por el caso de Harvey Colchado. (Foto: PCM)
/ Juan Carlos Guzman Negrini
Rodrigo Cruz

La noche del pasado lunes 12, el coronel de la (PNP) fue notificado por el comandante Mario Hidalgo que desde la Dirección General de Inteligencia del Ministerio del Interior (Digimin), entonces a cargo del general (r) Whitman Ríos, se había decidido relevarlo de su puesto de jefe de la División de Búsqueda de ese organismo.

Hidalgo llevaba un memorándum firmado por el coronel PNP (r) Luis Sánchez Lira, jefe de la Dirección de Contrainteligencia de la Digimin (y encargado de la Dirección de Inteligencia hasta que se nombre a su titular). En el oficio se decía que, por orden de Ríos, él iba a reemplazar a Colchado. Ese día acordaron cuándo realizar la transferencia de cargo.

MIRA: Allanamiento en Palacio de Gobierno para incautar grabaciones se extendió por más de 15 horas

El cambio nunca se ejecutó y Ríos fue separado de su cargo como jefe de la Digimin. No obstante, el hecho generó un amplio rechazo en la opinión pública y una .

Además, causó más molestia en el interior del Mininter no por lo decidido, sino por la manera grotesca que se llevó a cabo, según fuentes de El Comercio en el sector. ¿La razón?: desde el mes pasado se ha emprendido un plan para socavar de manera sigilosa el trabajo del equipo especial PNP, que lidera Colchado, a través de la Dirección de Contrainteligencia de Sánchez Lira.

El regreso del mayor

Manuel Arellanos Carrión es un mayor de la PNP que ha trabajado por años en la División de Búsqueda de la Digimin, pero cuando estaba al mando del controvertido coronel PNP (r) Martín Gonzales Sánchez, conocido como ‘Conejo’. Es uno de sus oficiales de mayor confianza.

En marzo del 2022, cuando Gonzales fue nombrado por segunda vez jefe de la Digimin por este gobierno (y luego fue viceministro de Orden Interno), una de las primeras personas a las que convocaron fue Arellanos.

Ambos trabajaron juntos en el Caso Los Cuellos Blancos desde la Digimin (la Diviac, entonces al mando de Colchado, también tenía el caso). Arellanos estaba a cargo de coordinar las interceptaciones telefónicas. Los dos fueron denunciados en el 2018, a raíz de un informe de Colchado, por un irregular pedido de recompensa de S/1,7 millones para un informante de nombre ‘Axell’.

La principal polémica que envuelve a Arellanos es la reunión subrepticia que sostuvo con Martín Vizcarra en su domicilio en San Isidro poco antes de que este último asumiera la presidencia en el 2018. En la cita también participó la fiscal Sandra Castro, y esa fue la razón por la que ella salió de la investigación del Caso Los Cuellos Blancos. Pero Arellanos siguió en la Digimin bajo la protección de ‘Conejo’.

MIRA: Pedro Castillo y el Congreso: los intentos del Ejecutivo para evitar el control político y sus posibles consecuencias

Este Diario consultó a diversas fuentes en el sector inteligencia y han señalado que Arellanos fue convocado el mes pasado por Sánchez Lira para que comandase un equipo especial de contrainteligencia en la Digimin que tendría como prioridad socavar el trabajo del Equipo Especial PNP de Colchado, que apoya a la fiscalía en investigaciones contra el gobierno.

“La contrainteligencia es para detectar riesgos y amenazas, pero aquí se estaría utilizando para objetivos políticos”, dijo una de las fuentes. Otra de ellas indicó que si se ha recurrido a Arellanos, a pesar de sus antecedentes, es por razones nada santas.

Según las fuentes, este grupo estaría integrado por más de 30 efectivos al mando de Arellanos. Este Diario ha identificado al menos a 26, la mayoría proveniente de la Dirección de Inteligencia de la PNP (Dirin). Trece de ellos se reunieron con Sánchez Lira a inicios de mes. Algunos de sus integrantes serían los suboficiales Rosalinda Olacua Falcón, José Flores Yopan, Jesús Botetano Tapia, Carlos Llontop Santamaría y Vladimir Quispe Yucra, entre otros más.

Este personal estaría tratando de reunir información para perjudicar al Equipo Especial PNP. Cabe recordar que la segunda investigación que enfrenta Colchado en Inspectoría es a raíz de un reporte de contrainteligencia que recogió una denuncia anónima vía WhatsApp.

El exministro Mariano González denunció días atrás que se pretendía crear un grupo en la Digimin para debilitar al equipo de Colchado.

Este Diario se comunicó con Arellanos, pero no quiso ni confirmar ni negar el trabajo que realiza la Digimin. Sánchez Lira, en tanto, no contestó nuestras llamadas.

Los republicanos

Sánchez Lira y el ministro Huerta tienen en común que integraron la Guardia Republicana durante su paso por la PNP. De igual forma, el exjefe de la Comisión de Transferencia del Mininter Abel Tarazona Meliton, actual miembro de la DINI que comanda el chotano José Luis Fernández Latorre.

Fernández Latorre, Huerta y Tarazona integraron la comisión de transferencia del Mininter. Diversas fuentes señalan a Tarazona como la persona más influyente en esa cartera y quien habría recomendado a Huerta para el cargo.

De hecho, según los registros, Huerta y Tarazona visitaron a Castillo en Palacio en diciembre pasado.

Luego, Tarazona fue al Mininter al menos cinco ocasiones (cuatro a fines de julio y una a inicios de agosto). En dos de ellas, se reunió con Huerta, en otra con José Gómez Reina, jefe del gabinete de asesores, y tres con Zohar Ortiz Zavaleta, director de Seguridad Ciudadana. En todas, Tarazona se registró como personal de la DINI.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más