3 espacios que ofrecen comida coreana en Lima (Fuente: Provecho)
3 espacios que ofrecen comida coreana en Lima (Fuente: Provecho)
Pierina Denegri Davies

BTS, El juego del calamar y el kimbap tienen en común su origen: Corea del Sur. Este país y su cultura han sabido conquistar a millones de personas en todo el mundo, invitándonos a disfrutar de su música, producciones audiovisuales y, por supuesto, su gastronomía. Pensando en esto, hizo una selección de algunos puntos recomendados para probar comida coreana en Lima. ¡Acompáñanos!

MIRA: Trattoria Mambrino: qué debes probar en tu visita al restaurante que celebra la cocina italiana

1. Casa Corea

En plena pandemia surgió este espacio, creado para celebrar los platos más tradicionales de la gastronomía coreana. Nosotros disfrutamos opciones deliciosas en las que predominan los guisos, las proteínas de alta calidad y acompañamientos. Uno de los primeros platos que probamos fue la parrilla coreana. Se trata de cortes de panceta de chancho que son cocinados en la mesa -al gusto del cliente- y que se disfrutan en bocados cubiertos de lechuga fresca y rellenos de encurtidos, arroz y, por supuesto, la carne. También degustamos kimchi chigue, una sopa a base de kimchi, realmente sabrosa y con el toque preciso de picante.

Otra de las estrellas de su carta es el korean fried chicken que es, como lo dice su nombre en inglés, pollo frito al estilo coreano. ¿Lo especial? Cada trozo es frito a la perfección y cubierto con distintas salsas de ajo, picantes, dulces o saladas. El kimbap es una especie de roll relleno con una variedad de ingredientes que conquistan a cualquiera, son el bocado simple pero sabroso y práctico que saca de apuros. El ttokboki es una mezcla de una pasta de arroz prensada en cilindros, servida con una salsa algo picante y deliciosa.

Datos:

Casa Corea atiende en su local ubicado en Av. Grau 237, Miraflores. El horario de atención es de lunes a sábado, desde el mediodía hasta las 9 p.m. Para realizar reservas o pedidos puede comunicarse al número 964540032 o visitar su Instagram @casacoreaperu.

/ NUCLEO-FOTOGRAFIA > JORGE CERDAN

2. SNJ Corndogs

En el tercer piso del Centro Comercial Arenales podemos encontrar el puesto de SNJ Corndogs, un negocio familiar que se especializa en corndogs o banderillas, que son hot dogs o trozos de queso mozzarella cubiertos en una masa sabrosa y aireada y coronados con panko, fideos o papas, para luego ser fritos. ¿El resultado? Una especie de pan relleno que resulta extra crocante por fuera y muy suave por dentro. Para terminar, puedes agregarle salsas y condimentos como ketchup, mostaza o sazonadores con sabores a ajo o mantequilla.

En nuestra visita degustamos el clásico, que viene relleno de salchicha y cubierto con panko. Cada bocado era crocante, lleno de sabor y la mezcla de masa y hot dog hacía de esta una preparación contundente. Otra de las creaciones que degustamos es el sotteok, una brocheta que combina pasta de arroz prensada en tubos y salchicha para luego ser frita. Aunque los sabores de estos ingredientes son suaves, resultan perfectos para la salsa picante con la que se bañan -como el toque final-. Otro favorito fueron las mochi cheese balls, que son masas de arroz glutinoso (de ahí viene la referencia al mochi) rellenas de abundante queso derretido y fritas. Al igual que el corndog, quedan exquisitas con una fina capa de azúcar por encima.

Datos:

SnJ Corndogs cuenta con dos locales. El primero se encuentra en el tercer piso del C.C. Arenales (Lince) y atienden de lunes a domingo, desde el mediodía hasta las 8:30 p.m. El segundo local se encuentra en el Mall Aventura Santa Anita y atiende de 10 a.m. a 10 p.m., de lunes a domingo. Para conocer más sobre su propuesta, visite su página de Instagram @snj_corndogs.

3. Manimoggo

Con seis años de inaugurado y una serie de cambios en su formato, este dark kitchen fue creado por el peruano Josué Escobar, quien vivió dos años en Corea del Sur y aprendió lo mejor de su cocina. La idea era simple: ofrecer comida tradicional surcoreana, pero siempre con el toque peruano del cual está orgulloso el fundador. Así, creo una propuesta que hoy permite disfrutar diversos platos en la comodidad de nuestras casas.

Para nuestra visita, nos prepararon una serie de platos de la carta, entre los que incluyeron el Yangnyoum Chicken, un pollo frito y bañado en una suculenta salsa picante, dulce, salada y perfecta, casi resulta adictiva. Se sirve con nabo encurtido, como para descansar de los sabores intensos de la proteína. También nos sirvieron mandú, una versión de los clásicos dumplings pero rellenos de una mezcla sencilla pero muy agradable. Otro bocado simple pero delicioso es el buchingue, una especie de panqueque coreano relleno de cebollita china, calamar y otras verduras. El bulgogui es una de las recetas más sencillas de la carta, pero no por eso es menos deliciosa, gracias a los finos cortes de carne mezclados con zanahoria y cebolla cocinadas a la sartén. Finalmente, el jaeyuk bbokkum es una versión picante del plato anterior, pero preparado con panceta de cerdo. Aunque el picante pueda sonar intimidante, es de la clase que aporta sabor y no adormece la boca, así que vale la pena darle una oportunidad.

Datos:

Para disfrutar de Manimoggo puedes pedir parte de su carta al número 941025690 o a través de la plataforma de Rappi. Conozca más sobre su propuesta para disfrutar en casa en su página de Instagram @manimoggo.

El mandú es uno de los platos que disfrutamos en nuestra visita a Manimoggo. Se trata de una especie de dumpling relleno de carne, verduras y fideos.
El mandú es uno de los platos que disfrutamos en nuestra visita a Manimoggo. Se trata de una especie de dumpling relleno de carne, verduras y fideos.
/ GEC

Cuéntanos, ¿te animas a hacer este recorrido y conocer más de la comida