En los cajones van polos básicos, ropa interior, pijamas, ropa de deporte y algunos accesorios. Las chompas mejor tenerlas dobladas una sobre otra.
En los cajones van polos básicos, ropa interior, pijamas, ropa de deporte y algunos accesorios. Las chompas mejor tenerlas dobladas una sobre otra.
Nora Sugobono

Algunos le dan una vuelta a la manzana, maleta en mano. Otros queman muñecos. Y otros –quizás algo más prácticos– tienen como cábala ordenar el armario. Hace sentido: para darle espacio a lo nuevo, hay que sacar todo lo viejo. No necesariamente nos referimos a lo que está en mal estado, pero sí a aquello que ya no nos suma ni forma parte de la vida que vivimos hoy. Porque si algo nos recuerda el es que nada es más importante y poderoso que el presente. Lo único que necesitamos para llevarlo a cabo es aplicar algunas reglas básicas que podemos incorporar a nuestra rutina este 2022.

MIRA | De las canchas a la pasarela: ¿por qué las gorras de baseball son el accesorio del verano?

La asesora de imagen y personal shopper Natalie Bourchier () se dedica a ordenar los clósets de muchas mujeres peruanas desde hace varios años. Bourchier lo tiene clarísimo: menos es más. “Mientras menos ropa tengamos, mejor nos vamos a vestir. Lo que no te pusiste en un año no lo vas a volver a usar”, sostiene. Considerando que los espacios para guardar ropa son cada vez más chicos, y es importante poder ver todo lo que tenemos (olvídese de las cajas: zapatos, carteras y otras cosas deben estar a la vista) tener menos prendas no solo es una regla saludable, sino utilitaria.

Y aquí otro consejo clave: colguemos todo lo que sea posible. Los ganchos deberían ser todos iguales (mejor descartar los de lavandería) para mantener un orden visual. Pantalones, jeans, blusas, polos con texturas o mangas con diseño, entre otros, van colgados, uno en cada gancho.

Si tenemos un clóset chico, conservemos solo la ropa de la temporada. “Podemos guardar el resto en tápers, pero es importante que sepamos identificar las prendas que son atemporales y que pueden usarse tanto en invierno como en verano”, insiste Bourchier. Guiarnos por el ojo no es suficiente: hay que probarnos todo. A la primera persona a quien debe gustarle cómo nos queda es a nosotros mismos, pero, eso sí, no nos aferremos a prendas para usarlas más adelante o porque “todo vuelve”. “Si algo está viejo o no es de la talla correcta, mejor sacarlo de una vez. Tu meta tiene que ser verte bien hoy. No guardes ese jean para ‘cuando bajes 5 kilos’”, continúa Natalie.

¿Qué hacemos con aquello que no usaremos más? Amigos y familia pueden darle uso a buen número de cosas. Por otro lado, hay un buen número de organizaciones y ONG que reciben donaciones, como la Fundación Oli. Finalmente, hay marcas donde se puede vender ropa de segunda mano (como ) y así darles mejor vida a algunas piezas específicas. Pero el orden no termina en el mundo físico.

LEE TAMBIÉN | Clima astrológico semanal: luna nueva en Capricornio y predicciones día por día

Detox digital

La limpieza digital también es una gran manera de arrancar el año con la página en blanco. O, en este caso, con las carpetas, bandejas y otras herramientas libres de contenido que no solo sobra, sino que contamina nuestros equipos. “Borrar del celular spam, capturas, fotos que nos reenvían y otra clase de contenido cada noche antes de dormir es un gran ejercicio”, explica la fotógrafa y curadora digital Daniella Andrade ().

“También se guardan las páginas que vemos, direcciones, apps y mucha data que no tenemos ni idea. Todo eso ocupa espacio. Hay que poner atención a borrarlo cada cierto tiempo; se puede hacer en la Configuración de cada equipo, según el modelo que tengamos”, continúa. Lo mismo va por grupos y conversaciones de WhatsApp: si no es necesario conservarlos, eliminemos los archivos y documentos que se acumulan ahí. Un último consejo: hacer copia de nuestras fotos y asegurarnos de conservar nuestro contenido en “la nube” siempre es buena idea. Un reseteo –una vez que hayamos guardado toda la información– de vez en cuando podría ayudarnos a comenzar este 2022 ligeros y –sobre todo– libres.

5 prendas de ayer, hoy y siempre

  • Blazer de tono neutro: es una de las piezas clave de la temporada –sí, en pleno verano– y no puede faltar en el clóset.
  • Vestido negro: invertir en un lbd (little black dress) de diseño asentador es una regla inquebrantable, aunque pasen los años.
  • Blusa blanca: la prenda salvadora, la que se puede usar con looks elegantes y relajados. otro básico obligatorio.
  • Accesorio statement: bolso, pañuelo, cinturón o algún otro complemento que resalte en colores y materiales más arriesgados.
  • Jeans clásicos: las tendencias en denim pueden traer toda suerte de modelos, pero un jean de corte bootcut nunca pasa de moda.

VIDEO RECOMENDADO:

Canchita, la marca de zapatos que inició con cero de capital
(Video: El Comercio)

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más