Quizá, con algo de suerte, en algunos años podamos convertirnos en Holanda, el primer país que declara no tener un solo perro callejero desde el año 2016. (Ilustración: Kelly Villarreal)
Quizá, con algo de suerte, en algunos años podamos convertirnos en Holanda, el primer país que declara no tener un solo perro callejero desde el año 2016. (Ilustración: Kelly Villarreal)
Lorena Salmón

Camino al sur por Año Nuevo, no solo manejé sino que tuve la opor­tunidad, como piloto, de estar absolutamente atenta y con los ojos fijos en la ca­rretera. Así fue como vi y pude contar no uno, ni dos, ni tres, sino cinco perros atropellados y muertos en la berma central. También pude ver cómo uno tentaba su suerte y, por qué no, su vida, al intentar cruzar en­tre carros que superaban los más de 120 km por hora.

Me pregunto: ¿qué clase de persona atropella a un animal y se da a la fuga? Ni otro animal deja a su com­pañero a su suerte. Pero al parecer, nuestra ciudad está llena de ‘animales’ porque solo en Lima, hasta el 2020, había 4 millones de perros callejeros.

MIRA TAMBIÉN: Realmente amor, por Lorena Salmón

Antes de adoptar a Maui, me uní a gran parte de los grupos de rescatistas y adopciones de animales que existe. Es por eso que diaria­mente veo los casos que se publican. No podría hablar de un número específico, pero la cantidad abruma­dora de animales que son abandonados cada día es una tragedia.

¿Cómo ayudar?, le pre­gunto a Javi cada vez que me nace el impulso de abrir una organización no guber­namental para estos fines. ¿Cómo se empieza? ¿Cuál es el primer paso? Y ahí me quedo, estancada entre la in­tención, las ganas y la inercia ante la falta de una guía para ponerme manos a la obra.

Y así he ido yendo por la vida en estos últimos meses, informándome de a pocos sobre las iniciativas ya exis­tentes, sobre las distintas ONG relacionadas con este problema de salud pública, el trabajo que hacen, la ayu­da que brindan. La excelente noticia es que todas necesi­tan de manos que sumen, no solo para darle hogar y amor a tanto animal en abando­no, sino también para hacer campañas de esterilización y educación. Todos, sin excep­ción, podemos apadrinar un animalito en necesidad. No solo eso, todos podemos colaborar de diferentes formas: ya sea comprando productos profondos o sien­do parte de los distintos vo­luntariados que existen en las distintas organizaciones animalistas locales.

En septiembre pasado, ca­minando por Nueva York, me encontré con una larga cola de personas: “Pruebas covid gratis o vacunación”, pensé. Pero me di con la sorpresa de que era una fila de personas buscando adoptar un anima­lito. La campaña de adopción se realizaba dentro de una casa rodante, decorada con flores de colores y estética de café al aire libre. Me imagino que era itine­rante y así se trasladaba de zona en zona.

COMPARTE: Trampolín a la fama, por Lorena

Iniciativas de ayuda a animales hay muchas, pero aquí en la región algunas en particular llamaron mi atención. Comedog, de Co­lombia, se encarga de poner dispensadores de agua y comida para perros y gatos en lugares estratégicos de la ciudad. La idea funciona siempre que haya padrinos humanos que se encarguen de reponer el alimento.

En Brasil existe Canismo, una iniciativa que incluyó arte: perros de albergues fueron bañados en pintura no tóxica para que se sacu­dieran frente a lienzos en blanco. Estos maravillosos diseños fueron puestos a la venta. La intención era atraer la atención del mun­do frente al problema de los animales abandonados. En este caso, mientras esperan por una segunda oportuni­dad, pintan.

Dicho esto, propongo a todo aquel que me esté le­yendo y tenga una idea o la intención de hacer junto a mí algo más por los millones de perros en abandono, que me escriba.

Quizá, con algo de suerte, en algunos años podamos convertirnos en Holanda, el primer país que declara no tener un solo perro callejero desde el año 2016.

Vamos, 2022, con fe. //

VIDEO RECOMENDADO

Departamentos y mascotas: Estos distritos son más amigables con los pequeños de cuatro patas
Departamentos y mascotas: Estos distritos son más amigables con los pequeños de cuatro patas


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más