Andrés García, 79 años, se inició en en el mundo de la actuación en la década del 60. Primero se dedicó al cine para luego convertirse en galán de telenovelas. (Foto: Captura de pantalla)
Andrés García, 79 años, se inició en en el mundo de la actuación en la década del 60. Primero se dedicó al cine para luego convertirse en galán de telenovelas. (Foto: Captura de pantalla)
Jorge Chávez Noriega

Como muchos niños, crecí acompañando a mi mamá viendo telenovelas. Recuerdo especialmente la época de fines de los noventa, cuando aún estaba en primaria y la explosión de ficciones mexicanas tocó la puerta de mi casa. Dos títulos saltan a mi memoria de inmediato: “El privilegio de amar” (un suceso en Latinoamérica, siendo hasta hoy el programa con mayor teleaudiencia en México) y “Mujeres engañadas” (con la inconfundible voz de Laura León en la canción de apertura). Ambas producciones de Televisa tenían entre su reparto a un hombre de edad mediana, bien parecido, voz ronca, mirada profunda, bigote perfectamente delineado y una sonrisa con la que seducía a la cámara como solo los galanes lo saben hacer. Mi madre decía que veía las novelas por la trama. Pero la trama, en realidad, era Andrés García.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más