Nora Sugobono

El próximo domingo 20 lo más probable es que haya tacacho, cecina, juanes y paiche en el menú de Luis Ángel Pinasco (Iquitos, 1941). Aquella ha sido siempre su tradición por el Día del Padre, acompañado de su numerosa familia en la mesa. En 2020, sin embargo, esa festividad –tal y como nos pasó a todos– tuvo que reformularse, reentenderse a raíz de la pandemia. Este junio, con la vacunación bien avanzada y una necesidad coyuntural de tener cerca a los nuestros, las distancias empiezan por fin a acortarse. ‘Rulito’ recibió su segunda dosis en mayo y poco a poco está volviendo a ver a sus hijos y nietos. Ha pasado un año y tres meses desde que Bruno –el tercero de cinco– pudo darle un último abrazo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más