Tiene 36 años, nació en San Isidro, estudió en la Universidad San Martín de Porres.
Tiene 36 años, nació en San Isidro, estudió en la Universidad San Martín de Porres.
Arturo León

La revista más prestigiosa y especializada sobre estos temas ya reconoce su descubrimiento. Cornea Journal, una gaceta científica que publica los últimos avances en lo que a córnea -la capa externa del ojo que cubre el iris y la pupila- se refiere, luego de revisar el contenido con sus especialistas y médicos, ha puesto en manos del mundo la nueva técnica desarrollada por el oftalmólogo peruano Rubén Berrospi Salcedo.

Tiene 36 años, nació en San Isidro, estudió en la Universidad San Martín de Porres y siguió los pasos de su padre: uno de los oftalmólogos más reconocidos del Perú. Fue Rubén Berrospi Rodríguez quien realizó el primer trasplante de córnea en el Hospital Rebagliati, por ejemplo. Ahora su hijo ha descubierto un método para esa operación, una de las más demandadas y delicadas del mundo. ¿En qué consiste?

Una de las razones para realizar un trasplante de córnea son los problemas en el endotelio corneal, capa de células que cubren la superficie interna de la córnea y que tiene como función mantener la córnea transparente para garantizar la visión de la persona. Es por ello, que para realizar la sustitución de la capa enferma por una sana se recomienda realizar un procedimiento llamado DMEK (Queratoplastia Endotelial de Membrana de Descemet). Esta intervención requiere una pequeña incisión, el paciente no necesita puntos y su recuperación es corta.

Durante este procedimiento, uno de los pasos más críticos que realizan los doctores es identificar la correcta orientación del tejido a colocar, pues se puede desplazar o girar durante la inserción. Este punto es clave en el éxito del procedimiento, pues una inadecuada posición es una de las causas más importantes en la falla del injerto.

Ante ello, el Dr. Rubén Berrospi Salcedo ha identificado una técnica no invasiva denominada “Signo de Berrospi”, la cual es capaz de corroborar la correcta orientación de este endotelio proporcionando la información de manera instantánea.

(Foto: https://www.clinicasnovovision.com)
(Foto: https://www.clinicasnovovision.com)

¿Cómo llegó a desarrollar esta nuevo método? Se lo preguntamos. "El DMEK es una modernización, por decirlo de alguna manera, de un trasplante que se viene realizando hace muchos años: el trasplante endotelial. Dentro de mi deseo por siempre estar a la vanguardia de la oftalmología, decidí aprender a aplicarla y desarrollarla. Encontré que es una técnica moderadamente compleja. Fundamentalmente, la dificultad recae en la verificación de la correcta orientación de la córnea a trasplantar. Eso, género en mí la pregunta: ¿Cómo podría hacer esto más fácil? Es ahí cuando caí en cuenta, repasando mis videos de cirugía, la aparición de 2 líneas de reflexión creadas por la luz del microscopio en la córnea de la persona donante, las cuales se visibilizan o aparecen únicamente cuando estaba en la correcta orientación. Eso es el “Signo de Berropi”, un hallazgo que facilita que el especialista encuentre la correcta ubicación para trasplantar el endotelio corneal", explica el médico de Oftálmica Clínica de la Visión. El hallazgo lo hizo en Colombia.

¿Por qué es importante el hallazgo? "Es una herramienta adicional a las ya existentes, que nos ayuda a verificar el
correcto proceder de la operación sin necesidad de manipular (tocar) con instrumentos la córnea, una vez que se encuentra dentro del ojo. Además, esta técnica, brinda una confirmación efectiva y rápida del tejido. A nivel personal, me llena de orgullo poder generar este aporte la oftalmología; y claro está, me entusiasma que lleve el apellido de mi familia", agrega. 

TAGS RELACIONADOS