Jaime Bedoya

La belleza del beneficio de la duda es que todos acabaremos invocándola a nuestro favor. En honor a esta reciprocidad intentemos concedérsela al entusiasmo por el agua arracimada del ministro de Salud .

La cultura Paracas es objeto de maravilla y admiración no solo por la hermosura de sus textiles, sino por su destreza en procedimientos médicos pioneros.

MIRA TAMBIÉN: El peligroso aprendizaje de Pedro Castillo, por Jaime Bedoya

Las trepanaciones craneanas han sido extensamente estudiadas y reconocidas alrededor del mundo, pura vanguardia médica alrededor de 500 años antes de Cristo. En ellas no se ha encontrado ningún vestigio relacionado al agua arracimada.

---0---

Hipólito Unanue estudió medicina animado por un tío profesor de anatomía. Ese consejo gatilló la carrera de quien sería considerado uno de los padres de la medicina peruana.

Unanue reformó la medicina peruana al fundar la escuela médica de San Fernando. Pero su huella en la historia peruana llegó más allá. Fue uno de los iniciadores del Mercurio Peruano, publicación en la que, por primera vez, bajo el título de “Idea General del Perú”, publicó una visión de una nación independiente de España.

Unanue ejerció de médico de cabecera de Simón Bolívar durante la campaña en Pativilca. Fue además ministro de Hacienda, ministro de Relaciones Exteriores y presidente del congreso. No existe registro alguno de que haya recurrido al agua arracimada en su servicio a la patria.

---0---

Daniel Alcides Carrión era apenas un estudiante de medicina de 28 años cuando en 1885 decidió voluntariamente inocularse con la bacteria de la verruga peruana. El mismo redactó su historia clínica mientras la enfermedad empezaba a devorarlo.

COMPARTE: La dimensión desconocida de Pedro Castillo, por Jaime Bedoya

Carrión falleció a los 40 días de su sacrificio. En su diario de la viruela no hay mención alguna al agua arracimada.

---0---

El cusqueño Uriel García cumple 100 años en este 2022. Don Uriel ha sido jefe del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Arzobispo Loayza, Presidente del Consejo Superior del Seguro Social del Empleado, Presidente del Comité de Trasplantes de Órganos y Tejido, fundador y profesor de la Cátedra Pedro Weiss y uno de los principales impulsores del uso de medicamentos genéricos.

Como ministro de Salud del segundo gobierno de Acción Popular le tocó enfrentar la epidemia del cólera. Apelando a sus conocimientos científicos desarrolló un invento genial, una solución de sal y azúcar para lidiar con los síntomas letales de la enfermedad: la bolsita salvadora.

Uriel García ha sido condecorado con la Gran Cruz de la Orden del Sol del Perú. Sus bolsitas salvaron la vida de incontable número de personas en países subdesarrollados. Sobra decir que el agua arracimada no es uno de los ingredientes de las mismas.

---0---

Hay 564 médicos que entregaron su vida en medio de la pandemia del Covid 19. Eran conscientes del riesgo que suponía cumplir con el juramento hipocrático: no harás daño. El agua arracimada no tuvo que ver nada en absoluto con este dramático y noble gesto de entrega al prójimo.

---0---

El actual ministro de salud, el cirujano Hernán Condori, tiene como mayor mérito ser un leal amigo de Vladimir Cerrón. Acerca del entusiasmo del ministro por el agua arracimada solo queda asimilar estoicamente su honestidad:

- Entré a Google, investigué.

Esa candidez, o descaro, permite responder con solvencia acerca de la relación entre el agua arracimada y la medicina peruana: no existe.

Es solo un pasaje desafortunado de la historia peruana. Como las enfermedades, no se irá solo. Hay que curarlo.

VIDEO RECOMENDADO

¿Por qué el nuevo ministro de salud es un riesgo?
Los cuestionamientos a Hernán Condori Machado tienen que ver con su experiencia en el sector salud y su promoción de productos farmacéuticos sin ningún respaldo científico. Esta mañana el Colegio Médico del Perú ha pedido su renuncia

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más