En la pesca de arrastre caen cientos de peces en la llamada «pesca incidental», los delfines pueden ser algunos de ellos. Foto: Pablo Heimplatz.
En la pesca de arrastre caen cientos de peces en la llamada «pesca incidental», los delfines pueden ser algunos de ellos. Foto: Pablo Heimplatz.
Mongabay Latam

Dado que gran parte de los sonidos en el océano se superponen con frecuencias dentro de la banda auditiva de los animales marinos, el ruido que proviene de las actividades humanas está perturbando el entorno y el comportamiento de estos animales.

Ahora también puedes recibir nuestras historias, videos e infografías en WhatsApp. Síguenos a través del número +57 3208726154 o haz click en la imagen.

Por ejemplo, se ha descubierto que los delfines cambian su dirección de viaje en respuesta al tráfico marítimo, e incluso nadan erráticamente e incrementan su velocidad de nado cuando se les acercan los barcos. Estos mamíferos también emplean menos tiempo en descansar y socializarse en aguas ruidosas. A veces, cambian sus llamadas. Es como tener que hablar a gritos por encima de la música en un restaurante.

El artículo original fue publicado en

Si quieres ver todos los contenidos de la serie #MongabayExplica, Y si quieres estar al tanto de las mejores historias de Mongabay Latam,o seguirnos en , y