“Fausta tiene 4 años de apertura, pero la pastelería lleva mucho más tiempo en mi vida”, comenta Mila Huamán.
“Fausta tiene 4 años de apertura, pero la pastelería lleva mucho más tiempo en mi vida”, comenta Mila Huamán.
Redacción EC

La revalorización de la viene aconteciendo hace más de una década, pero poco se habla de los dulces tradicionales que acompañan a una de las más renombradas del mundo. En este contexto, Mila Huamán, huanuqueña de nacimiento y pastelera de corazón, decide emprender y crea . Esta es parte de su historia y la tradición que lleva en sus manos.

MIRA: Cusco: por qué Giorgio Armani eligió la ciudad inca para lanzar su ultima fragancia de lujo

La historia de Fausta Pastelería inicia con mi bisabuela Fausta Abal, quien preparaba guargüeros con un generoso relleno de manjar blanco de olla casero, que se trasladó de la mesa familiar a ser el favorito de todo aquel que viajaba por la carretera central en nuestro natal Huánuco. A los guargüeros se le sumaron alfajores y prestiños, mismos que hoy en día tenemos disponible en tienda bajo la misma receta original”, indica Mila Huamán.

La pandemia no fue el único bache en el camino de Mila, antes de esta crisis hubieron muchas, una de ellas, el diagnóstico de autismo de su hijo menor: Jimmy. Mila cuenta como la pastelería la ayudò a superar los momentos más difíciles y a encontrar el norte en medio de tantas tormentas.

MIRA: Mérito: ¿en qué consiste el nuevo concepto del premiado restaurante peruano-venezolano?

Fausta tiene 4 años de apertura, pero la pastelería lleva mucho más tiempo en mi vida”, comenta Mila, quien es periodista de profesión y decidió dejar ese rol para enfocarse en Jimmy su hijo con autismo. “Decidí enfocar mi tristeza en la pastelería y endulzar la mesa de otros hogares con postres de antaño’'.

Más allá de historias personales y recetas milenarias, Mila se encuentra en la búsqueda de la revalorización de la mujer cocinera y emprendedora peruana. En el Día Mundial del Pastelero ella invoca a mirar al costado y apreciar la diversidad del país que nos vio nacer.

Fausta es también el homenaje a la mujer provinciana o madre de familia que tiene pasión por la cocina y decide emprender. Varias de mis recetas tienen un origen histórico como el Turrón Power en honor a Josefa Marmanillo o el limón de convento relleno de manjar blanco casero, ese que nació en la Lima Antigua. No puede faltar el king kong lambayecano, los suspiros de limeña y un dulce con toque moderno: macarrons de Pisco Sour. Nuestro público celebra que la inclusión de la pastelería tradicional peruana siga vigente”, agrega Mila.

Si deseas visitar la pastelería ‘Fausta’ se encuentran en Estamos en Avenida Comandante Espinar 585, Miraflores. También puedes llamar 989-496-359 o hacer tus pedidos al correo: .

VIDEO RECOMENDADO

Cómo tratamos un contagio de COVID-19 en el hogar

Cómo tratamos un contagio de COVID-19 en el hogar
Cómo tratamos un contagio de COVID-19 en el hogar https://www.latina.pe/noticias

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más