• Jessica Butrich: Tres, dos, uno... ¡Circo! - 3
    1/3

    Jessica Butrich: Tres, dos, uno... ¡Circo! - 3

  • Jessica Butrich: Tres, dos, uno... ¡Circo! - 2
    2/3

    Jessica Butrich: Tres, dos, uno... ¡Circo! - 2

  • Jessica Butrich: Tres, dos, uno... ¡Circo! - 1
    3/3

    Jessica Butrich: Tres, dos, uno... ¡Circo! - 1

María Inés Ching

Por María Inés Ching
Fotos Erick Andía 
Styling  Carlos Chung

Comer una torta de chocolate es un placer culposo que puede alegrarte el día, igual que elegir un inesperado tinte de cabello que solo de mirarlo te haga sonreír. Ese mismo efecto es el que Jessica Butrich busca lograr cuando una de sus clientas calza unos zapatos suyos: que vea la vida desde otra perspectiva.

Jessica Butrich nació hace 31 años en San Isidro y estudió en el Colegio Newton. Durante esa época ya era una alumna sobresaliente, con inclinación por el arte. Su apellido de -origen yugoslavo- es hoy en Lima sinónimo de un estilo femenino que combina lo pop y lo retro para lograr combinaciones juguetonas de zapatos, accesorios y ropa. Butrich ahora aspira a vender sus colecciones también fuera.  

En su casa conviven las esculturas de su esposo, la protección de las escaleras para Julieta, su hija, y un walk-in closet donde más de 80 pares de zapatos Butrich descansan ordenadísimos junto a una colección de ropa y accesorios que son el sueño de toda fashionista.

- ¿Cuál fue tu primer contacto con la moda?
Nunca me vestí como de mi generación. Veo mis fotos [de cuando tenía 13, 15 años] y creo que nunca encajé dentro del molde de lo que la gente usaba. Me gustaba ponerme ropa de mi abuela. Cuando tenía 15 años fui a un cumpleaños con un collar suyo enorme, de metal con colores y tenía cascabeles. Caminaba y mi collar sonaba y la gente me miraba como diciendo: “¿qué tienes puesto?”. Nunca me he tomado muy en serio. Ni a mí misma, ni a la vida en general. Me gusta reírme de todo...

- ¿Cómo sería tu marca si fuera una mujer?
Una a la que le gusta vivir la vida, que le gusta sonreír, una persona feliz o que quiera que los zapatos la hagan feliz. Es una mujer que usa también los zapatos un poco como terapia, cuando tiene un mal día, que va a la tienda, porque sabe que la va a hacer sentir mejor y es más barato que ir al psicólogo, siempre se lo digo a mis clientas [reímos]. Es también una mujer que no se toma muy en serio las cosas, no le importa si “va” o “no va”, el qué dirán, porque la idea es que el zapato, el collar o la pulsera le saquen una sonrisa en la cara en su día. 

- ¿Qué consejo le darías a nuestras lectoras?
Que no tengan miedo, el tiempo pasa muy rápido. Abren y cierran el ojo y ha pasado un año de su vida, un año de haber podido hacer un montón de cosas, que cada día cuenta. Si dices “un día más sin hacer nada”, ¡es un montón!, un día no es poco, el año no tiene tantos días tampoco. Si tienen algún sueño, algún plan, algo que quieran hacer que lo empiecen a hacer hoy y no en una hora: ahorita. 

Lee la entrevista completa en la edición impresa de Viù o encuéntrala en

***

Agradecimientos:
Maquillaje y peinado: Debbie Ray, 
www.facebook.com/debbieraymakeup
Ropa y accesorios: Butrich, www.butrich.com