Foto: Elle España
Foto: Elle España
Redacción EC

No vienen siendo días buenos para . Entre el delicado estado de salud de su padre, la ya confirmada separación de —padre de sus dos hijos— y las continuas acusaciones de fraude fiscal, la artista se encuentra atravesando una situación delicada. Sobre esto último, la cantante ha recibido una noticia más que desagradable. Tendrá que responder en un juicio oral a la Hacienda Pública de por presuntos delitos fiscales.

Esta semana se solicitó la apertura de un juicio oral contra Shakira Isabel Mebarak Ripoll para que sea juzgada en la Audiencia de Barcelona. La demanda se remonta a hechos sucedidos entre 2012 y 2014, años en los que la cantante —supuestamente— simulaba no residir en España a pesar de haber iniciado una relación formal con el jugador del Fútbol Club Barcelona durante ese tiempo.

¿Cuál sería la condena a la que se enfrenta?

Seis delitos —para ser exactos— son los que la Hacienda Pública española le atribuye a la artista de 45 años. Es así que la fiscalía pide ocho años y dos meses de cárcel tras no haber llegado a ningún acuerdo con el equipo legal de la famosa intérprete. Además, una multa de 23,8 millones de euros también estaría presente.

De acuerdo a la Fiscalía de Barcelona, Shakira se habría valido de distintas sociedades en paraísos fiscales con la finalidad de evadir sus obligaciones ante la Agencia Tributaria Española. La acusación del gobierno español señala a la cantante como residente fiscal en España desde 2011 hasta 2014, lo que significa que pasó más de 183 días en el país por lo cual estaba obligada a cumplir ciertas obligaciones tributarias.

En una reciente entrevista con la revista Elle España, la cantante reafirma su posición de luchar contra estas acusaciones en lugar de pactar con la fiscalía. “Tengo que luchar por lo que creo; porque estas son acusaciones falsas. En primer lugar, no pasé 183 días al año en absoluto. Estaba ocupada cumpliendo con mis compromisos profesionales en todo el mundo. En segundo lugar, pagué todo lo que decían que debía, incluso antes de que presentaran una demanda. Así que en realidad no les debo nada”, sentencia la artista internacional.

A pesar de esta grave acusación, Shakira se ha mostrado confiada y libre de culpa. “Y, de hecho, me han asesorado desde una de las cuatro firmas de especialistas en impuestos más grandes del mundo por lo que tengo la confianza de haber hecho las cosas de la manera más correcta y transparente desde el primer día...confío en que tengo suficientes pruebas para respaldar mi caso y que la justicia prevalecerá a mi favor”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más