Hacer ejercicios es una actividad que te mantiene alejada de muchas enfermedades y te ayuda a llevar una vida saludable. En caso de que el lugar donde los realices sea un público, debes tener en cuenta una serie de detalles de higiene:

1. Limpia las máquinas antes de usarlas. Nunca sabes quién ha usado las máquinas del gimnasio antes que tú. Por tanto, trata de limpiarlas siempre con un trapo o con una toalla para evitar sorpresas desagradables.

 (Foto: Shutterstock)

Si la propuesta de los gimnasios y entrenadores personales no es lo que buscas, puedes conseguir máquinas para ejercitarte en casa y ser tu propio entrenador. (Foto: Shutterstock)

2. Usa ropa limpia y cómoda. Lleva al gimnasio ropa deportiva limpia para que el sudor no se acumule en tu polo y cause malos olores. La comodidad te ayudará a realizar mejor cada ejercicio.

3. Usa toallas en cada ejercicio. Así como a ti no te gustaría llegar a una máquina y verla empapada de sudor, ten en cuenta que a los demás tampoco. Antes de echarte en cualquier aparato del gimnasio, coloca una toalla debajo de ti.

 (Foto: Shutterstock)

(Foto: Shutterstock)

4. Usa sandalias al momento de bañarte. Recuerda que no sabes quienes han usado la ducha antes que tú. Por tanto, evita coger alguna enfermedad en los pies, utilizando sandalias.

5. Cúbrete las heridas. En caso de que tengas alguna herida o corte, no te olvides de utilizar un curita para evitar que la sangre se quede en alguna de las asas de las máquinas del gimnasio. Cuida tu salud y la de los demás.

6. No te toques la cara después de entrenar. Ten en cuenta que una gran cantidad de manos pasan por las pesas del gimnasio. Después de que las uses, ni se te ocurra tocarte la cara o los ojos, pues puedes agarrar diferentes infecciones.

 

TAGS RELACIONADOS