Para darle intensidad a la mirada es básico que las pestañas estén perfectas y para ello no solo te bastará el rimmel, rizarlas previamente es también sumamente importante. Elige la mejor opción para ti. 

Con cuchara

 (Foto:Shutterstock)
 

(Foto:Shutterstock)

Este método es muy antiguo y te las deja muy bonitas. Para rizarlas con la cuchara debes de hacerlo con la fuerza y presión apropiada. Debes poner tu dedo pulgar debajo de tus pestañas y la cuchara limpia con el lado convexo hacia tus ojos y con el lado hundido o cóncavo hacia afuera.

Cómo usarla: Tienes que hacer fricción entre con la cuchara y la yema del dedo en las pestañas para que así, estas se levanten, por ello, mientras más pegado a la raíz de las pestañas lo hagas, mucho mejor.

Beneficios del uso de la cuchara:

-Te da una apariencia de pestañas chinas naturales.
-Tú puedes medir la fuerza aplicada para no pellizcarte.
-Puedes llegar a las esquinas del párpado para doblar bien las pestañas.
-Todas las pestañas por más rebeldes o gruesas ceden.

Con rizador

 (Foto:Shutterstock)
 

(Foto:Shutterstock)

En caso de que seas más práctica, puedes utilizar un rizador, pero debes de revisar que tenga una goma protectora limpia, ya que en muchas ocasiones el estar sucia te puede romper la pestaña o pero aún ¡te las puede tirar!

Cómo usarla: Debes presionar unos segundos cuando se encuentre lo más cerca de la raíz de tus pestañas y despegar 45 grados el rizador de tu cara.

Beneficios del uso del rizador:

-Es más rápido
-Es más práctico