Lorena Salmón: "Dime cómo te vistes y te diré quién eres"
Lorena Salmón: "Dime cómo te vistes y te diré quién eres"
Redacción EC

La Primera Dama del Perú apareció en la portada de un famoso semanario local muy elegante, luciendo vestido de diseñador color esmeralda con un lazo negro a la cintura y como único accesorio un regalito: un gancho de lavandería que asomaba por un lado de su cintura. Sí, una pinza de plástico que la estilista de la sesión usó para entallarle el vestido.

Ha sido un escándalo en las redes sociales. «¿Es en serio?», se preguntaba la gente. «Cero chic», comentaban otros. «¿A quién despedirán por esto?», circulaba… El fotógrafo de la sesión incluso salió a pedir una disculpa por la imagen. Unos días antes, otra publicación nos había sorprendido mostrándonos en una sesión de fotos a la flamante esposa de uno de los cocineros más famosos del Perú con dos ganchos en la espalda. La misma cosa.

El recurso es válido cuando hay que captar una foto con ropa ajena. Se trata de dar una apariencia impecable y eso en sí mismo no es criticable. ¿Cuántas veces yo misma he utilizado ganchos para entallarle la ropa a una modelo durante una sesión o campaña? Pero no se supone que estén a la vista.

Recuerden, mismo Coquito que una imagen vale más que mil palabras. Tomando esto en consideración, pensé que sería bueno escribir sobre algunos puntos que deberíamos tener en cuenta para proyectar una buena imagen, sin necesidad de ganchos ni artificios.

Piensen primero en qué color les beneficia. ¿Sabían que los colores se dividen en cálidos y fríos? Pueden descubrir de cuál de ellos son, solo mirando su piel. En el rango de cálidos están los tonos marrones, naranjas, ladrillos, verdes limón, amarillos; y en el rango de los fríos, los azules, morados, verdes selva, lilas. Fíjense por ejemplo cuando se vistan, con qué color de su ropa su rostro se ilumina, y cuáles por el contrario le dan un aspecto de cansancio.

Vístanse de acuerdo con su tipo de cuerpo. Estas son las categorías básicas de las diferentes fisonomías: manzana (cuerpo redondo), pera (caderas anchas, cintura delgada), reloj de arena (el cuerpo perfecto que todas quisiéramos tener), triángulo invertido (espalda ancha), rectángulo (sin curvas). Mírense al espejo e identifiquen su tipo y tengan en cuenta los siguientes tips, que son para todas:

A) Marquen cintura. Siempre. Así sea con un cinturón o con prendas a esa altura, la idea es buscar proporción y generar curvas femeninas.

B) Busquen el equilibrio: creen volumen donde no lo hay y llamen la atención a la zona del cuerpo que no es la más llamativa. Por ejemplo, si tenemos muchas caderas, usemos algo en el torso con texturas y color para derivar la atención hacia esa zona del cuerpo y distraer la vista de las caderas. O al revés, si tenemos mucho busto, pero nada de caderas, podemos optar por una prenda con volumen como una falda en línea A. Facilísimo.

C) La comodidad ante todo. En cierto que cuando una mujer no se siente cómoda con la ropa que lleva puesta, lo proyecta. De nada sirven esos tacos espectaculares si te arrancan una lágrima con cada paso que das.

D) Por último y más importante, el estilo es una cuestión de actitud. No me cansaré de repetirlo: mientras más alegrías en el corazón y más sonrisas en el alma, se nos verá mejor. Pura luz.


Puedes leer la columna de Lorena Salmón y más notas interesantes todos tus domingos con Semana VIÚ!