(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Luciana Villegas

Inició a los diecisiete años. En ese entonces, Lorena Larriviere (Lima, 1991), atravesaba un año sabático- entre el colegio y la universidad- antes de estudiar la carrera de arquitectura. Pero el destino le tenía guardado otro camino, uno rodeado de pasarelas, cámaras fotógraficas y viajes inimaginables. En el 2008 participó en el concurso internacional Elite Model Look, del que fue ganadora, y allí empezó todo.

MIRA TAMBIÉN:

Trece años después de aquella competencia, Larriviere es uno de los rostros más reconocidos (y queridos) de la industria local. Ha trabajado para la mayoría de diseñadores peruanos- entre ellos Noe Bernacelli, Claudia Jiménez, el recordado Gerardo Privat, entre otros- y casas de moda internacionales como Versace o Cavalli. En el 2009 dio el salto al exterior, modelando en capitales de la moda como Milán y Nueva York y conquistando otros mercados como el español y chileno. Tras su regreso al Perú- en el año 2015- participó del certámen de belleza Miss Perú, en el que quedó Virreyna.

Pero más allá de su trayectoria, la displicina y compromiso con el que embarca cada reto continúan abriéndole puertas a la peruana que hoy, se convierte en la nueva dueña y directora de la escuela de modelaje Modelab. En entrevista con El Comercio, conversamos con Larriviere sobre sus nuevos planes en la escuela, su amistad con Vertiz y Schiller, así como el sueño que la persigue a diario: convertir a la institución en la primera agencia internacional de modelos en el país.

(Fotos: IG @lorilarriviere)
(Fotos: IG @lorilarriviere)

— Eres el nuevo rostro detrás de Modelab. ¿Cómo llegó esta oportunidad a tu vida?

Hace un mes, Nathalie y Stephanie me propusieron venderme la escuela y bueno, una de mis filosofías de vida es que las oportunidades a veces simplemente aparecen. Siempre vamos a tener oportunidades en la vida, pero depende de nuestras decisiones lo que va a pasar al final...si vamos a lograr grandes cosas o no. Así que, cuando me lo propusieron, no lo pensé dos veces: me asocié con un amigo y compramos Modelab.

— Guardas una amistad con Nathalie y Stephanie de muchos años...¿cuáles fueron tus primeras sensaciones cuando te convertiste en su sucesora?

Sí, somos amigas hace quince años aproximadamente. Las conozco muchísimo y sé de su compromiso con Modelab, sé que querían dejar la escuela en las mejores manos. Entonces para mí, definitivamente es emocionante la propuesta. Me siento honrada de saber que mis amigas han confiado en mí para este reto. Empecé en la escuela en el 2019 como profesora de Foto Pose y desde entonces he aprendido muchísimo de ellas.

—Es la primera vez que asumes un reto empresarial de tal envergadura. ¿Cómo afrontas esta nueva etapa en tu carrera profesional?

Definitivamente es un reto. Nunca he manejado una empresa tan grande, pero tengo muchísima experiencia en el rubro. Tengo varias ideas que estoy segura van a beneficiar a la escuela y llevarla al siguiente nivel. Aunque hay cosas que pienso mantener. Cuando Nathalie y Stephanie empezaron la escuela, crearon una filosofía que comparto. “Antes que bella, eres mucho más”, es una frase que repetimos mucho con la que queremos invitar a nuestra alumnas a empoderarse, confiar en ellas mismas y darse cuenta que ser modelo es mucho más que una cara bonita. Me gustaría seguir trabajando en ello.

—La filosofía de Modelab se basa en el empoderamiento. ¿Qué puede esperar una aspirante a modelo al inscribirse en la escuela?

Las chicas llegan con la idea de ser modelos y se van con mucho más, salen con confianza en ellas mismas y muy empoderadas. Eso es lo que se van a llevar al trabajar con nosotras. Es nuestra misión principal. Por el momento, tenemos dos cursos: el básico para chicas sin experiencia y el avanzado; para quienes ya han empezado su carrera. En ambos, las chicas llevan cursos de maquillaje, foto pose, pasarela, peinado, improvisación y life coaching. Este último es súper importante porque les ofrece el soporte emocional que necesitan para esta profesión.

—Una educación integral...

Exacto. A veces las chicas creen que en el modelaje todo es físico y empiezan a obsesionarse con sus cuerpos, incluso algunas se enferman. La idea de la escuela es evitar esto, dándoles una educación integral en todos los sentidos para que estén preparadas a la hora de empezar a trabajar: física y emocionalmente.

—Hablemos un poco de los planes que tienes para Modelab. Uno de ellos, tal vez el más grande, es crear una agencia de modelaje bajo el nombre de la escuela. ¿Cómo nace esta iniciativa?

Sí, es un sueño que quiero lograr. Quiero desarrollar una agencia profesional a nivel nacional e internacional. Como he trabajado en muchos países, tengo los contactos necesarios para poder mandar a mis chicas fuera. La idea es crear una agencia netamente de modelos y poder contactarlas con trabajos locales y fuera del país también. Obviamente le vamos a dar prioridad a nuestras alumnas, pero también pienso buscar talentos fuera de la escuela.

—Actualmente,¿existen agencias similares en nuestro país?

O sea, existen agencias similares en el Perú...pero aquí funciona más la modalidad de manager. Las modelos cuentan con un manager que las asiste en la búsqueda de trabajo y que a su vez trabaja con un agencia, pero esta no es muy estructurada: no cuenta con representación o exclusividad. Funciona muy bien la modalidad a nivel local, pero lo que tengo en mente es un agencia internacional, una que pueda estar a la altura de nombres como Elite Model o Next. Una agencia profesional. Eso es justamente lo que le falta a la industria local: una via para lanzar el talento.

—¿Qué otros cambios llegan con tu nueva dirección?

Bueno, tenemos un nuevo local. Continúamos en el Jockey Plaza pero ahora en un local muchísimo más grande que va a permitir que las chicas estén más cómodas. Sobre todo ahora, con el tema de la pandemia, nos permite llevar el distanciamiento y todos los demás protocolos para asegurar el bienestar de nuestro alumnado. También tengo otros planes ya en marcha, pero prefiero no revelarlos aún...no vaya a ser que me roben la idea (risas).

TE PUEDE INTERESAR