Luciana Villegas

En los años ochenta, presentó sus primeros diseños inspirados en el Perú. Tres décadas después, la diseñadora local sigue reinterpretando las maravillas de nuestro país a través de cada trazo, de cada patrón, de cada pieza. "Mi tendencia es el Perú", dijo en una entrevista con este medio en el año 2016. Y hoy, lo comprobamos de nuevo.

Cerrando con broche de oro el bloque de desfiles del primer día del , las creaciones de Meche Correa toman lugar en la pasarela. Desde el 'front row' , se divisa a la primera modelo luciendo  un look monocromático- chompa, palazzo, saco y bufanda perla-  con solo dos accesorios a todo color: un sombrero y bolso morado. Todo está hecho con un tejido que se asemeja al 'fur' (pelo), pero que en realidad nace de la alpaca: la fibra estrella de la colección. Se trata de una primera pista: una vez más, estamos frente a un homenaje al Perú. 

Sacos, chompas, faldas midi, palazzos y ponchos se abren paso en el 'runway' con una paleta bicolor: negro y blanco- sobre todo en algunas variaciones como el perla y marfil-. Otros colores como el marrón, morado, naranja y rojo aparecen en bolsos, vinchas y sombreros, para sumar el toque vibrante al conjunto.

Pero el secreto está en los accesorios: anillos, cinturones y pendientes destacan entre las piezas en formas de arañas, cóndores y monos, anunciando que la colección está inspirada en la cultura Nazca. A su vez, algunas piezas llevan las formas bordadas.

"Cada pieza que he presentado tiene algo que nos recuerda a las líneas de Nazca, que son un misterio hasta el día de hoy. Son una presencia fuerte en nuestra cultura, ¿no? Es algo que no nos explicamos pero ahí está", comenta la diseñadora.

Para culminar la cita, un 'top' en clave 'of shoulder' y con tiras que llegan a la altura de la rodilla se abre paso en la pasarela. De tono perla, con mucho movimiento y con esencia juvenil, el conjunto acapara las miradas de todos los asistentes. Se trata de una imitación de los quipus, un instrumento de almacenamiento de información utilizado por las civilizaciones andinas, hecho a base de cuerdas y nudos de algodón o lana. Esta vez, las tiras son de alpaca. 

"Mis colecciones son versátiles,  atemporales. Las pueden utilizar una chica de 18 años hasta una mujer de 50 o 60. No hay edad", concluye. 

Una vez más, Meche Correa rinde tributo al Perú, el país que la vio nacer y que tiene-sin duda alguna- la SUERTE de seguir contando con ella.