Decepción amorosa: Cómo superar el final de una relación
Decepción amorosa: Cómo superar el final de una relación
Redacción EC

Andrea Castillo

Si el amor es el motor que mueve el mundo, el desamor tiene el efecto contrario. A veces nos paraliza y otras ocasiones nos insta a emprender un periplo peregrino para olvidar. En ese irse nos encontramos con la soledad, dice Sophia Durand, curadora de la muestra «El peregrino, una mirada fotográfica».

La obra, inspirada en el poemario «Soledades», del poeta y dramaturgo español Luis de Góngora, tiene por punto de partida la decepción amorosa. Esta se siente y experimenta hoy en día de la misma forma como lo hizo el Peregrino, el personaje creado por Góngora hace 400 años.

Terminar una relación puede ser devastador y nos obliga a afrontar lo que muchas veces tememos: la soledad. Pero, como dice la canción, todo tiene su final, y el duelo por el dolor de un rompimiento amoroso también acaba. Solo hay que saber cómo actuar ante nuestra nueva condición.

Ten en cuenta que el duelo o el dolor por la decepción amorosa tiene tres etapas: la negación, la dolorosa aceptación y la reparación.

¿Cómo darle vuelta a la página? Eso depende en gran medida de la intensidad de la relación y de cuán significativa haya sido para ti. También influye la edad o la etapa en que te encuentras (si somos adolescentes, universitarias, novias o separadas) y, sobre todo, las fortalezas psicológicas que hayamos recibido de nuestros abuelos y padres, refiere el psiquiatra Alberto Péndola.

EN LA ADOLESCENCIA

Recuperarse de una ruptura amorosa en esta etapa depende del tiempo de relación y de la intensidad del sentimiento. «Es común que los adultos invaliden este tipo de relaciones, argumentando que van a pasar rápido. Sin embargo, a veces este amor es de los más sinceros. Si somos padres de una o un adolescente, hay que apoyarlos en el proceso de superación y evitar este tipo de comentarios», aconseja la psicoterapeuta Rebeca Podestá.

NOVIAS

Cuando un noviazgo termina, suele haber muchos sentimientos de desesperanza y desilusión, acompañados de decepción y tristeza. Empero, recomienda la psicóloga Taly Mekler, la clave es reflexionar sobre la relación de la manera más objetiva, intentando preguntarle a las personas cercanas y de confianza sobre la perspectiva que tenían de ella, pues quien le pone fin suele ver las cosas blancas o negras. Superado el duelo por el rompimiento, llega el momento en que deseamos buscar una nueva pareja pero, una vez más, como dice la canción del divo Julio Iglesias, tropezamos de nuevo con la misma piedra.

Lee la nota completa y más notas interesantes todos tus domingos con Semana VIÚ!