Descubre la verdad sobre los mitos más populares del condón
Descubre la verdad sobre los mitos más populares del condón
Redacción EC

El condón también quiere decir su verdad y, hoy en , le damos la oportunidad.

Alrededor de este método anticonceptivo hay muchas falsas creencias que pueden afectar tanto en su efectividad como en la calidad de tu Estos son algunos de los mitos sobre el preservativo en los que no debes creer.

- Usar dos condones es más seguro. Todo lo contrario. El roce de látex con látex puede hacer que el condón se rompa más fácilmente. Un condón tiene menos de 2% de posibilidades de romperse cuando se usa correctamente así que solo usa uno y el otro guárdalo para el segundo round.

- Con el condón basta para protegernos. Eso no es del todo cierto. Si bien el condón tiene una gran tasa de efectividad para proteger de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual (ETS) no son 100% efectivos. Para asegurar la mayor protección tanto el hombre como la mujer deben usar un método anticonceptivo.

- Los condones reducen la sensibilidad. Ese es uno de los mitos más grandes y también uno de los más falsos. Un estudio realizado por el de la Universidad de Bloomington en Indiana asegura que, aunque el condón sea visto como un “mata pasiones” en realidad eso es una creencia errada pues no hay una reducción de sensibilidad. Además, ahora las marcas producen condones más delgados conocidos como ultra sensitivo.

- El lubricante es buen amigo del condón. No del todo. El condón viene lubricado de fábrica y no es totalmente necesario añadir más. Pero para quienes desean más, hay que evitar los lubricantes hechos a base de aceite (vaselina o aceite de bebé) pues pueden ayudan a disolver el condón. Los mejores son aquellos hechos a base de agua.

- El condón me corta la circulación. Si tu novio te dice esto, probablemente quiera zafarse de usarlo o quiere hacerse pasar por bien dotado. En realidad, la circunferencia del condón puede expandirse hasta 45 centímetros y no hay penes de tal tamaño. Si aun así siguen las molestias, hay marcas que ofrecen distintas tallas de preservativos.

- Si tenemos sexo oral no necesitamos condón. El condón es necesario durante todo el encuentro sexual pues protege de las ETS y algunas de ellas como la clamidia y el herpes pueden contagiarse vía oral. Tampoco vale eso de “si es solo la puntita no pasa nada sin condón”. El líquido pre seminal que segrega el hombre cuando está excitado contiene una baja cantidad de espermatozoides y ya sabemos que para el embarazo solo se necesita uno de ellos.

- Si no han eyaculado, se puede volver a usar el condón. Aunque a todos nos han enseñado que el condón solo se usa una vez, aún hay quienes creen en este mito. Cuando se usa el condón, la fricción de la relación sexual lo debilita y su efectividad disminuye. Y además, cuando el hombre intenta volverse a poner el preservativo, ya no es tan estrecho como al inicio y puede llenarse de burbujas de aire lo cual causa rompimiento.

- Si uno es alérgico al látex, no puede usar condón. Eso es cierto pero no es una excusa para no protegerse. Hay personas a quienes el látex, material del que está hecho el condón, les causa irritación, picazón y otras reacciones alérgicas pero existen otras opciones para ellos como los preservativos de poliuretano.