La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas a la salud global, la seguridad alimentaria y el desarrollo, según la OMS.
La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas a la salud global, la seguridad alimentaria y el desarrollo, según la OMS.
Laura Espinoza Busato

Hace años, los antibióticos no existían, por lo que las personas fallecían por infecciones que hoy son fáciles de controlar. Han pasado décadas desde su aparición y hoy el panorama es distinto, pues estos fármacos están dejando de ser tan efectivos como antes, dando pase a la resistencia a los antibióticos. del Diario El Comercio asistió a la charla de Pfizer, donde se tocó todo sobre este tema y se dieron recomendaciones para evitar caer en ello.

“La resistencia a los antimicrobianos es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo, puede afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva. Además, es un fenómeno natural, aunque el uso indebido de estos fármacos en el ser humano y los animales está acelerando el proceso”, comentó Alejandro Macías, médico internista e infectólogo de Pfizer Latinoamérica.

La resistencia se da principalmente cuando los microorganismos (bacterias, hongos, virus y parásitos) sufren cambios debido a que están expuestos constantemente a medicamentos antimicrobianos (antibióticos, antifúngicos, antivíricos, antipalúdicos o antihelmínticos) y esto hace que se vuelvan más resistentes a estos patógenos, lo cual causa una mayor tasa de mortalidad.

Los últimos datos de resistencia antimicrobiana registrados en Lima y Callao fueron del período 2016-2017, y mostraron la presenta de un 55,8% de resistencia para penicilina, un 90.6% de resistencia para ciprofloxacina y un 5.3% de resistencia para azitromicina.

¿Cómo afecta la resistencia a los antibióticos?

Esta problemática tiene algunas consecuencias:

  • Cuando las infecciones ya no pueden tratarse con antibióticos de primera línea, se deben utilizar medicamentos mucho más costosos.
  • La enfermedad dura más y es más grave. Ejemplo: una neumonía comunitaria que se complica y ocasiona meningitis.
  • Se incrementan los gastos catastróficos para las familias y para la sociedad. Ejemplo: una infección en prótesis por un estafilococo resistente a meticilina.
  • Los trasplantes de órganos, la quimioterapia y las cirugías como las cesáreas, se vuelven mucho más peligrosos sin antibióticos eficaces para la prevención y el tratamiento de infecciones.
  • La resistencia a los antibióticos pone en peligro los logros de la medicina moderna.
  • Las vacunas requieren antibióticos en su proceso de elaboración y están amenazadas.
La resistencia a los antibióticos es una amenaza mundial según la Organización Mundial de la Salud. (Foto: Getty Images)
La resistencia a los antibióticos es una amenaza mundial según la Organización Mundial de la Salud. (Foto: Getty Images)

Sin embargo, el infectólogo asegura que hay acciones que las personas pueden tomar para evitar evitar la propagación de bacterias más resistentes:

  • Lavarse las manos correcta y continuamente, sobre todo si ha estado en contacto con alguna persona enferma.
  • No insistir si su doctor considera que no debe tomar un antibiótico y confiar en el criterio médico.
  • No se automedique.
  • Si le prescriben antibióticos, úselos en la dosis y el tiempo indicado.
  • No guarde restos de antibióticos para usarlos en el futuro. Debemos usar racionalmente los antibióticos para no perderlos.
  • Es mejor prevenir que tratar.
  • No atribuir efectos mágicos a los antibióticos.
  • Promover el desarrollo de nuevos antibióticos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más