(Ilustración: Giovanni Tazza).
(Ilustración: Giovanni Tazza).
Laura Espinoza Busato

Como cada 8 de noviembre, se conmemora el Día Mundial de la con motivo del descubrimiento de los Rayos X por el médico prusiano Dr. Wilhelm Röntgen. Un área de la medicina que a muchos nos ha ayudado con diferentes problemas y que hoy permite no solo precisar diagnósticos y acelerar tratamientos, sino también se ha desarrollado una rama de esta que es terapéutica. Por ello, el radio oncólogo Yan Carlos Vargas, en diálogo con del diario El Comercio, nos explica qué es cada una y cómo se aplican.

La radiología es un examen de imágenes que se utilizan para dar un diagnóstico de enfermedad, puede desarrollarse en rayos x, en resonancia, en ecografía, en tomografía, etc. Esta área de la medicina, y con el avance de la tecnología, tiene otra forma de aplicarse que es la terapéutica la cual se llama raditerapia diagnosticada”, comenta el especialista.

En otras palabras, la radioterapia termina siendo parte de radiología, ya que se terminan utilizando rayos X de alguna manera. “Es energía pura que se produce en un equipo que se llama Acelerador Lineal, el cual viaja en rayos X”, agrega.

¿Qué es la radioterapia?

Al ser otra aplicación de la radiología, esta tiene un funcionamiento totalmente diferente y según lo que explica el experto, se utiliza en casos de cáncer e ingresa por la piel donde se ubica directamente el tumor. Es decir, si el tumor se encuentra en la mama, entonces se hará en la zona exclusivamente de la mama y si es un cáncer de próstata, el tratamiento se hará en la parte pélvica del hombre atacando directamente a las células malignas.

Tipos de radioterapia

Con el avance de la medicina y la tecnología se han desarrollado diferentes tipos de radioterapia:

  1. Cobalto 2D
  2. 3D con tomografía
  3. Radioterapia de intensidad modulada (IMRT) y la radioterapia arcoterapia (VMAT): Estas son las radioterapias de última generación y producen una mayor toxicidad y daño al tumor del cáncer, y unos mínimos efectos alternos.

¿Cómo funciona la radioterapia?

1. Inmovilización del paciente: Como se da en sesiones diarias, el paciente tiene que estar todos los días en la misma posición. “Para hacerlo se utilizan inmovilizadores especiales, los cuales se llaman inmovilizadores al vacío. Estos son personalizados, es decir el paciente se echa en un colchón al vacío que adquiere la forma de su cuerpo y esto se va a repetir durante todas las sesiones de radioterapia”, dice Vargas.

2. Se aplica la radiología: Se realiza una tomografía o una resonancia. “Esto va a servir para cuidar el tumor en vivo y en directo para que pueda ser irradiado, porque una cosa es que el tumor esté en la próstata o en la mamá o en el útero, pero no sabemos en realidad su extensión ni sabemos sus centímetros; eso lo vamos a ver con las imágenes”, continua.

3. Planificación de los rayos del tratamiento: Para que la energía ingrese al área donde se encuentra el tumor, se realiza mediante un sistema de planificación computarizado. Por ahí ingresan los rayos de la radiación para que puedan pasar directamente al tumor y evitar rozar órganos que están sanos.

4. Control de calidad en un maniquí: Se hace un control de calidad que se realiza simulando la radiación al paciente pero en realidad ayuda a ver la cantidad de dosis de radiación, para que así no se dañen otros órganos sanos del cuerpo.

Luego de haber culminado estos cuatro pasos, se recomienda realizar la radioterapia número uno. Esta preparación es sumamente importante antes de comenzar con las sesiones diarias.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más