En esta nota te contamos la importancia de fomentar el Día Mundial sin Alcohol. (Foto: ABC)
En esta nota te contamos la importancia de fomentar el Día Mundial sin Alcohol. (Foto: ABC)
Laura Espinoza Busato

Consumir alcohol de manera excesiva puede llegar a perjudicar nuestra salud tanto física como psicológica, por ello, en el , del Diario El Comercio conversó con el Dr. Miguel Vidangos, Especialista en Medicina Interna de SANNA Clínica San Borja para conocer más sobre los efectos de esta sustancia.

El especialista explica que el consumo excesivo ocurre cuando hay se ingieren más de cuatro vasos de alcohol en mujeres y cinco a más en hombre. Hablamos de un problema serio con el alcohol, cuando se beben más de 8 vasos en una semana, en el caso de la mujer, y si es hombre más de 15 vasos en una semana.

Riesgos de consumir bebidas alcohólicas en exceso

El alcohol tiene efectos negativos sobre todo el cuerpo. Vidangos asegura que son los siguientes:

  • A nivel cardiovascular: Podría producir alteraciones en la presión arterial, así como enfermedades cardiacas.
  • Puede condicionar a tener problemas cerebrovasculares.
  • Posibles problemas en el hígado: Cirrosis y eso podría causar cáncer.
  • Problemas digestivos: Gastritis o sangreados digestivos.
  • A nivel de aprendizaje: Puede producir problemas de memoria, demencia senil, bajo rendimiendo académico en el caso de los jóvenes
  • A nivel de salud mental: Podría causar depresión y ansiedad.
  • A nivel social: Puede causar problemas familiares, con el trabajo, etc.
  • Dependencia: Este último está relacionado con el alcoholismo.

¿Cómo reemplazar el alcohol?

Para ayudar a controlar el consumo de alcohol, este se puede reemplazar por los siguientes hábitos:

  1. Evita a las personas con las que normalmente tomarías o los lugares donde lo harías.
  2. Planea actividades que disfrutes y que no impliquen beber.
  3. Mantenga el alcohol fuera de tu hogar.
  4. Habla con alguien de confianza cuando tengas ganas de beber. ti mismo siempre por qué dejaste de beber.
  5. Habla con alguien de confianza cuando tenga ganas de beber.

Recibir ayuda de los demás

“Cuando comienzas a dejar el alcohol, aparece el síndrome de abstinencia. Si lo dejas de forma súbita, se presenta la ansiedad, inquietud y nerviosismo, te deprimes y puedes ser muy sensible al estrés. Además, de los síntomas físicos como puede ser sudoración, vómitos, convulsiones y alucinaciones. Es un estado en el que el paciente se encuentra muy irritable y ansioso”, asegura Vidangos.

Por ello, siempre es necesario recibir ayuda de otras personas cercanas a tu entorno como familiares o amigos de confianza y si no se puede manejar por sí solo, puedes acceder a (AA).

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más