Receta de huevos benedictinos elaborada por La Gastronauta para Provecho. (Imagen: La Gastronauta)
Receta de huevos benedictinos elaborada por La Gastronauta para Provecho. (Imagen: La Gastronauta)
Stephanie  Pellny

Cocinera y comunicadora

spellnyv@gmail.com

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Hoy prepararemos una receta perfecta para cualquier brunch dominguero. Se trata de los populares huevos benedictinos con english muffin tostado, su jamón preferido y huevos escalfados. Además, haremos una cremosa salsa holandesa. No se preocupen, sí o sí los huevos benedictinos quedarán perfectos con esta receta exprés que les voy a enseñar.

INGREDIENTES

Para los huevos escalfados:

  • 4 huevos
  • 4 tazas de agua
  • 1/4 taza de vinagre blanco

Para la salsa holandesa:

  • 3 yemas
  • 1 cucharadita de sal
  • Zumo de 2 limones
  • 125 gramos de mantequilla sin sal, derretida
  • 2 cucharadas de agua hirviendo (opcional, para soltar la salsa)

Para el armado:

  • 2 english muffins
  • 100 gramos de jamón de pierna
  • 1 cucharada de mantequilla (para tostar el pan y el jamón)
  • Cantidad necesaria de páprika y chives o cebollita china (para decorar)

PREPARACIÓN

Primero empezaremos por los huevos. Para hacer huevos escalfados tenemos que hacer lo siguiente:

En una olla pequeña hervimos 4 tazas de agua. Una vez esté hirviendo agregamos ½ taza de vinagre blanco, mezclamos bien y lo dejamos hervir de nuevo. Bajamos el fuego a medio bajo hasta que veamos burbujitas pequeñas. Luego, con la ayuda de una cuchara, movemos el agua para generar un remolino. Inmediatamente, retiramos la cuchara y cascamos el primer huevo. Podemos hacerlo directamente o, si queremos, podemos ponerlo primero en un pyrex pequeño para ayudarnos. Vamos a dejar que el mismo remolino haga su magia permitiendo que la clara envuelva a la yema. Tras unos 30 segundos ayudemos a formar el huevo escalfado uniendo los lados con el soporte de una cuchara. Este paso lo hacemos con mucho cuidado ya que no queremos romper la yema.

¿Cuánto tiempo lo dejamos en el agua? Dependerá de qué tan cocida queremos la yema y, sobre todo, del tamaño del huevo que estemos cocinando. Pero a mí me funciona bien un promedio de 2 a 3 minutos. Con confianza, usando una espumadera o cucharón, sacamos el huevo y lo palpamos. Si vemos que está bien, lo sacamos y dejamos escurrir sobre papel toalla.

Mientras escurren nuestros huevos, ponemos a tostar los english muffins cortados por la mitad. Aquí un tip: no lo cortemos con cuchillo, mejor pinchamos los bordes con un tenedor, así se abre fácilmente sin aplastar la miga. Nos vamos a dorarlo. Mientras eso se va haciendo, preparamos la salsa holandesa exprés en un 2 x 3.

En una licuadora ponemos todos los ingredientes, salvo la mantequilla derretida que está muy caliente. Empezamos a licuar y agregamos la mantequilla derretida en forma de hilo, de a pocos. Lo que lograremos con esto es hacer una emulsión y en cuestión de segundos tendremos una salsa holandesa exprés.

Para armar, va nuestro english muffin tostado, un poco de jamón encima, montamos un huevo escalfado y luego lo bañamos generosamente con la salsa holandesa. ¡A comer!