"Durante los Juegos, una parte significativa de los recursos médicos de Tokio se desviará de la respuesta COVID-19, con el fin de satisfacer las necesidades de los competidores y su personal de apoyo". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"Durante los Juegos, una parte significativa de los recursos médicos de Tokio se desviará de la respuesta COVID-19, con el fin de satisfacer las necesidades de los competidores y su personal de apoyo". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Takatoshi Ito

Columna del Project Syndicate

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En el 2020, Asia, especialmente el este de Asia, se promocionó a menudo como un modelo de respuesta eficaz a una pandemia. Mientras que los países occidentales soportaron duros bloqueos y crecientes tasas de infección y muerte, los países asiáticos mantuvieron en gran medida el coronavirus bajo control. Pero las cosas han cambiado, con el este de Asia ahora muy por detrás de Estados Unidos y Europa en cuanto a vacunas. Esto no es un buen augurio para los y de este verano en .

Al 15 de junio, tenía el segundo peor récord de vacunación entre los 38 países de la OCDE, con 20,9 dosis por cada 100 personas. Compare eso con las 106,1 dosis por cada 100 personas del Reino Unido y la tasa de Estados Unidos de 93,3 dosis por cada 100.

¿Por qué Japón está tan rezagado con respecto al resto de la OCDE? Para empezar, el gobierno tardó en conseguir acuerdos de compra con los productores de vacunas, sobre todo porque el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social se mostró reacio a otorgar una rápida aprobación de emergencia a las nuevas vacunas.

Japón tiene un historial de controversias sobre los efectos secundarios de las vacunas. Y durante la crisis del COVID-19, las autoridades insistieron en que se llevara a cabo un ensayo clínico de vacunas en Japón antes de su aprobación, aunque ya se habían realizado ensayos controlados aleatorios a gran escala, con más de 40.000 personas, en otros lugares. El ensayo clínico japonés proporcionó poca información útil: solo involucró a 160 personas y los investigadores solo revisaron anticuerpos, no infecciones asintomáticas. Sin embargo, retrasó tres meses la campaña de inmunización.

Otro obstáculo para el programa de vacunación de Japón es la regla de que solo los médicos y enfermeras pueden administrar dosis. Estados Unidos comenzó con una regla similar, pero los municipios expandieron rápidamente la elegibilidad para incluir dentistas, veterinarios, técnicos médicos de emergencia y técnicos de laboratorio clínico. En Nueva York, los farmacéuticos, higienistas dentales, podólogos y otros trabajadores médicos y estudiantes de medicina son elegibles para administrar inyecciones.

Entonces, mientras los neoyorquinos regresan a la vida antes de la , los japoneses se enfrentan a una nueva oleada de infecciones y bloqueos por COVID-19. El 25 de abril, el gobierno declaró el estado de emergencia en Tokio y el área de Osaka, el tercero desde que comenzó la pandemia. El estado de emergencia, que requiere, por ejemplo, que los restaurantes cierren a las 8:00 p.m. y prohíbe la venta de alcohol - se amplió posteriormente y ahora abarca diez prefecturas. Ocho más están bajo un bloqueo más suave.

Si bien el estado de emergencia está programado para levantarse el 20 de junio, es posible que deba retrasarse, dada la dolorosamente lenta disminución de las infecciones por coronavirus. Incluso si se levanta como se esperaba, no hay garantía de que otra ola no demande nuevos bloqueos pronto. Con los Juegos Olímpicos programados para celebrarse del 23 de julio al 8 de agosto, y los Juegos Paralímpicos del 24 de agosto al 5 de setiembre, tal ola podría parecerse más a un tsunami.

Durante los Juegos, una parte significativa de los recursos médicos de Tokio se desviará de la respuesta COVID-19, con el fin de satisfacer las necesidades de los competidores y su personal de apoyo. Además, una gran cantidad de personas de todo el mundo viajarán a Tokio, lo que podría traer consigo variantes peligrosas del coronavirus.

La administración del primer ministro Yoshihide Suga ha intentado calmar los temores de la gente, prometiendo traer recursos médicos adicionales y mantener a todos los visitantes en una “burbuja” que cubre los hoteles, las instalaciones para eventos y el transporte entre ellos. Pero los partidos de la oposición acusan al gobierno de no producir un plan de seguridad convincente. Y, después de más de un año de reglas estrictas y cambios bruscos, el público no está convencido. No ayuda que el gobierno aún no haya decidido si permitirá la entrada de espectadores al Estadio Olímpico.

La mejor esperanza del gobierno de Suga para recuperar la confianza del público es aumentar rápidamente su campaña de vacunación. Esto requerirá, entre otras cosas, ampliar significativamente el número de personas autorizadas a administrar dosis.

Sin inmunidad colectiva (o algo parecido) en Japón, albergar los Juegos de Tokio es una apuesta arriesgada. Suga podría ganar a lo grande: si los Juegos son un éxito y las infecciones no aumentan, es más probable que sea reelegido como líder de su Partido Liberal Democrático, momento en el que podría incluso convocar elecciones generales anticipadas. Pero eso no cambia el hecho de que está dispuesto a apostar por la salud, el sustento y la vida de las personas.


–Glosado y editado–