5 datos para conocer a la Focacceria Di Wanda (Fuente: Provecho)
5 datos para conocer a la Focacceria Di Wanda (Fuente: Provecho)
Pierina Denegri Davies

La focaccia es, quizá, una de las recetas más versátiles de la cocina italiana. Y debo afirmar que en el Perú no es tan conocida como me gustaría. Desde hace unos años en mi casa dejamos de comprar pizzas porque mi mamá se interesó ampliamente en hacerlas desde cero y también aprendió el arte de preparar foccacia. Incluso yo empecé a experimentar preparándola, pero la gran mayoría me preguntaba: ¿y eso qué es? Por eso me sorprendí cuando conocí que existe un emprendimiento que se especializa en prepararlas. visitó la Focacceria di Wanda y esta fue nuestra experiencia.

MIRA: ¿Demasiado bonitas para comerlas? Así son estas galletas con extraordinarios diseños pintados a mano


El reuben, una versión limitada con corned beef casero, una carne curada que vale la pena probar. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
El reuben, una versión limitada con corned beef casero, una carne curada que vale la pena probar. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro Currarino

Llegamos temprano a La Plazuela, una plaza gastronómica donde confluyen distintos estilos de cocina, que se encuentra en el distrito de San Isidro. Ofrecen makis, pizzas y hamburguesas, entre otras cosas. El espacio resulta amplio, tomando en cuenta los protocolos de bioseguridad debido a la pandemia, cómodo y acogedor. Un plus que probablemente agrade a más de uno es que son ‘petfriendly’, es decir, permiten el ingreso de mascotas. Resulta un lugar ideal para comer algo, porque se puede adecuar a los gustos de todos los comensales.

Nos encontramos con Wanda Gimenez y Derek Hall, creadores de este emprendimiento, y nos contaron que la idea de crear una marca a base de las focaccias la tenían desde hace tiempo. La abuela de Wanda, quien es italiana, tiene una receta para preparar este pan italiano y siempre formaba parte de los almuerzos y celebraciones familiares. Fue durante la pandemia que ambos decidieron apostar por esta idea, ya que antes realizaban eventos sociales y se vieron afectados por la cuarentena. Así, empezaron a prepararla y crearon combinaciones sabrosas para rellenarlas, como si fueran un sánguche.


El local se encuentra en La Plazuela, un lugar que reúne diversos restaurantes en San Isidro. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
El local se encuentra en La Plazuela, un lugar que reúne diversos restaurantes en San Isidro. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro Currarino

“Sabemos que existen muy buenos restaurantes que la incluyen en su carta, pero es una preparación más. Nosotros quisimos que sea la protagonista y mostrar la versatilidad que tiene. Poco a poco buscamos ponerla como una opción interesante en el menú de los peruanos”, comenta Hall.

Festival de sabores

Antes es necesario explicar qué es la focaccia. Se trata, en pocas palabras, de un tipo de pan italiano que se corona con romero, sal y aceite. Su característica principal es que al momento de prepararlo, la masa se deja levar en más de una ocasión, generando unas burbujas características en la masa. Es la combinación perfecta: crocante por afuera y esponjoso por dentro.

Un apetitoso acercamiento a la plancha de focaccia, con la que preparan los sánguches. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Un apetitoso acercamiento a la plancha de focaccia, con la que preparan los sánguches. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro Currarino

“Todo se trata de la masa, a la que le vas dando dobleces para introducir aire y es un proceso largo y que necesita mucho cuidado, es un proceso bien artesanal”, nos comenta Derek, quien es el chef del dúo. Así, forman planchas de 40 por 60 centímetros, que cortan y utilizan para formar los sánguches.

Sobre los rellenos comentan que desde un comienzo apostaron por usar productos y sabores italianos. Por eso, fueron creando distintas cremas de quesos (como el stracciatella o gorgonzola), una deliciosa mantequilla de pistacho y hacen uso de charcutería importada. Ahí encontramos a la milano, una combinación de salame, crema de pistacho, gorgonzola y miel de trufas. Con el tiempo, y gracias a la pasión de Derek, fueron creando opciones más internacionales, como el reuben o el katz, unas versiones limitadas que se preparan con corned beef, un tipo de carne curada muy deliciosa y poco conocida en el país.

Derek preparó la milano, una versión muy italiana con salame, mantequilla de pistacho, gorgonzola y miel de trufa. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Derek preparó la milano, una versión muy italiana con salame, mantequilla de pistacho, gorgonzola y miel de trufa. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro Currarino

Pero, tranquilo, si eres más clásico también ofrecen versiones como una focaccia rellena de pollo o una mixta, con jamón y queso. También ofrecen versiones vegetarianas, como la caprese con pesto vegano, mozarella, tomate y aliño de orégano. Y, para los comensales veganos, tienen la avocado humus, una deliciosa combinación de tomate, palta y humus que combina a la perfección con el pan.

Si eres de los que quiere elegir su propia combinación, también puedes hacerlo, seleccionando los vegetales, salsas, quesos y charcutería que te gustaría incluir. El truco final, revelan, está en que tuestan el sánguche una última vez, para darle esa característica crocantez que encantan a cualquiera.

Derek y Wanda nos recibieron en el local de San Isidro. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
Derek y Wanda nos recibieron en el local de San Isidro. (FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro Currarino

Otras delicias de la carta

Wanda nos cuenta que también ofrecen fugazzas, que es la misma base de pan coronada con cebollas, tomates, y algunas otras verduras. “También tenemos Il Mercato, donde ofrecemos los productos que utilizamos para nuestras preparaciones, como para armar tu propia tabla de piqueo con productos de calidad”, comenta la creadora.

Siguiendo con la carta, puedes degustar cocteles como el aperol spritz o el negroni, preparados con Aperol y Campari respectivamente, dos licores muy característicos de la coctelería italiana. Si eres más clásico puedes acompañar la comida con un café o alguna gaseosa. Por si fuera poco, y para terminar bien el festín, ofrecen dos postres caseros deliciosos: tiramisú y tarta de queso. “Este último postre es increíble no solo por su sabor, sino porque se presta para combinarse con varios sabores. La servimos con miel de trufas y avellanas, o también pueden acompañarla por crema de avellana con chocolate”, explica Wanda.

(FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO)
(FOTOS: ALESSANDRO CURRARINO / EL COMERCIO) / Alessandro Currarino

Si es fan de los sánguches contundentes como el conocido club sándwich, no deje de probar esta opción. Perfecta para un almuerzo, para un lonche o para una cena, lo versátil, contundente y sabroso lo conquistará sin duda alguna.

DATOS:

  • ffff y Focacceria di Wanda realizarán un sorteo este viernes 10 de un almuerzo para dos. Solo ingresa al Instagram de Provecho () y sigue las indicaciones.
  • La Focacceria di Wanda atiende de lunes a domingo, desde el mediodía hasta las 10 p.m. en salón, y vía delivery atienden desde las 9 a.m. Para esta segunda opción, pueden encontrarlos vía Rappi o contactarlos a través del WhatsApp 987866233. Conoce más sobre sus platos en la cuenta de Instagram .
  • Su local se encuentra en La Plazuela, la plaza gastronómica de San Isidro (Avenida Dos de Mayo 434) y abren desde el mediodía. Si estás interesado en conocer qué restaurantes puedes encontrar, visita su cuenta de Instagram .

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más