Este restaurante ofrece una carta donde combinan los clásicos sánguches con sabores árabes.
Este restaurante ofrece una carta donde combinan los clásicos sánguches con sabores árabes.
/ El Jeque
Pierina Denegri Davies

¿Alguna vez imaginó disfrutar de un jugoso y suculento pan con pavo servido con sabores árabes? Esta es la atrevida propuesta de El Jeque, un espacio que surgió para celebrar la “fusión perfecta” entre la comida peruana y árabe. Comenzaron en enero de este año con un dark kitchen y recientemente abrieron su primer local en Mercado 28 de Barranco. Provecho degustó parte de su carta y aquí le contamos todo sobre esa experiencia.

MIRA: Mi Tercer Lugar: conoce su apuesta por las cervezas artesanales propias y creativas

El proyecto surgió como una idea de los socios Fabrizio Abusada y Fernando Ikeda. “A mi hermano (Fabrizio) se le ocurrió crear un espacio gastronómico donde se pueda fusionar la comida peruana y la árabe, ya que nosotros tenemos ascendencia árabe, porque nuestra familia es palestina”, cuenta Fabiola Abusada, quien se unió al proyecto como socia unos meses después de su inauguración.

Comenzaron con una carta reducida pero deliciosa, en su faceta de dark kitchen, y en julio emprendieron una nueva aventura: abrir su primer espacio físico. “Quisimos crecer, estar más cerca de la gente y vimos esta oportunidad. Nos gusta mucho porque cuando estás en un local tienes el constante contacto y feedback con los comensales”, agrega Abusada.

/ El Jeque

Eso sí, para la socia este cambio requirió ajustes en su propuesta que supieron lograr. “Cuando estás un local hay una adaptación diferente que en un dark kitchen. Hay que tener una capacidad mucho más amplia y saber atender los pedidos de manera rápida y eficiente, por suerte contamos con un buen equipo de trabajo que sabe cubrir las necesidades”, explica.

Una explosión de sabores

La carta de El Jeque consta, principalmente, de sánguches que todos ya conocemos, pero con toques especiales y sabores árabes que vuelven cada bocado una experiencia interesante. Probamos el Pavito Árabe, que lleva pechuga de pavo, hummus, condimentos árabes, salsa especial El Jeque y guacamole, todo servido en un crocante pan francés. El pavo es tierno y el hummus aporta con la textura cremosa, mientras que el guacamole le da el toque de frescura necesario.

El sánguche de Pavito Árabe.
El sánguche de Pavito Árabe.
/ janice mersiovsky

Otro de nuestros favoritos es el Bondiola Charsiú, un suculento sánguche que lleva bondiola marinada en una salsa semi dulce, acompañado de nabo encurtido, ensaladita de col y crema de rocoto. La mezcla de texturas, el toque dulce del chancho y los acompañamientos hacen de este un sánguche perfectamente balanceado.

También ofrecen opciones más peruanas, como el clásico sánguche de chicharrón, con panceta de cerdo crocante; la butifarra de pavo, con jamón del país de pavo; y el de pollo a la brasa, servido en pan francés con palta y mayonesa.

Butifarra de pavo.
Butifarra de pavo.
/ El Jeque

Una de sus novedades en su carta son los shawarmas, que pueden venir rellenos de pollada, faláfel (garbanzos) y pavo árabe. También ofrecen jugos de diversas frutas, gaseosas, cervezas y, por supuesto, unas deliciosas papas amarillas fritas, para acompañar cada sánguche.

EL DATO

El Jeque cuenta con un local en Mercado 28 de Barranco, ubicado en Pedro de Osma 203. Atienden lunes, martes, miércoles y domingos, desde el mediodía hasta las 10:30 p.m. Los jueves, viernes y sábados, hasta las 12:30 a.m. Cuentan con delivery vía Rappi.