Curayacu de Barranco ofrece una carta variada de cocteles al estilo tiki que necesitas para refrescar tu semana.
Curayacu de Barranco ofrece una carta variada de cocteles al estilo tiki que necesitas para refrescar tu semana.
/ gian_avila
Diana Gonzales Obando

Cuenta la leyenda que la primera persona que tomó el célebre coctel Zombie salió del bar gritando “me siento como un maldito zombie” y hasta el día de hoy no lo han vuelto a ver, como si hubiera desaparecido de la faz de la Tierra… al menos esta es la historia que acompaña el coctel Zombie cuando lo sirven en Curayacu, el tropical de concepto tiki que se encuentra en pleno .

Y así como este coctel cuenta una divertida historia, toda la carta de Curayacu aplica mucho entretenimiento al concepto de cada trago, como para que la visita sea el más delicioso escape después de un día duro de trabajo. No es un bar hawaiano, ni polinesio. Al ingresar a Curayacu --o a un bar tiki en general-- se vive, desde la decoración y la música, la idea de estar en una isla de vacaciones con una bebida tropical (a base de ron) en la mano. Con boyas, timones y redes que le brindan un registro náutico; tótems de madera que apelan a los dioses de la Polinesia; una barra con vegetación, bambú y paja como para simular estar dentro de una cabaña; antorchas, fotografías en blanco y negro y mucho ron, conviven en este espacio para hacer de la visita un escape isleño dentro de la ciudad.

Curayacu tiene actualmente un local en Barranco y otro en Punta Hermosa. Los mozos y bartenders son parte de la experiencia tiki.
Curayacu tiene actualmente un local en Barranco y otro en Punta Hermosa. Los mozos y bartenders son parte de la experiencia tiki.
/ gian_avila

Escape de la ciudad

“En un bar tiki la idea es que te sientas de vacaciones en un lugar exótico”, nos explica Silvana Loyola quien junto a su esposo, Renzo Medina fundaron Curayacu hace 5 años, enamorados de toda la magia y el ambiente tropical que transmite un bar de estilo tiki, estilo que conocieron en Estados Unidos y trasladaron a Lima. El primer local estuvo en San Bartolo, y actualmente se encuentran en Punta Hermosa y Barranco.

LEE MÁS: Humitas de choclo: la receta que cambiará tus mañanas de fin de semana

Aunque sus carreras no tienen nada que ver con la gastronomía ni coctelería, decidieron apostar por este negocio y dejar sus trabajos para hacer realidad sus sueños. “Actualmente, ofrecemos más de 120 etiquetas de ron de varios países. En la mayor parte de la coctelería tiki el protagonista es el ron, pero también reúne una mezcla de muchos elementos”, cuenta Silvana. “Es una coctelería compleja que tiene cerca de 100 años de historia, hay cocteles que llevan 13 ingredientes”, afirma. Lo importante es encontrar el equilibrio entre lo dulce, el sour, lo intenso, especiado y hasta lo amargo, estos cocteles tienen la facultad de hacer sentir todos esos sabores en cada trago.

El coctel Zombie solo se puede repetir una vez. Como toda la carta de Curayacu, tiene su propio mug para recrear la experiencia que le da origen a su nombre.
El coctel Zombie solo se puede repetir una vez. Como toda la carta de Curayacu, tiene su propio mug para recrear la experiencia que le da origen a su nombre.
/ gian_avila

Una carta vivencial

El coctel Zombie es solo una muestra de la diversión que transmite la carta. ¿Imaginan beber un coctel dentro de un vaso de Frank Sinatra zombie? Pues esta es otra apuesta de Curayacu. La historia detrás cuenta que Frank Sinatra volvió a la vida para seguir tomando su whisky favorito, el Jack Daniels, y continuar cantando en su bar tiki preferido.

Bloody Shark lleva flor de jamaica, jarabe de agave, maracuyá, piña y Curayacu rum mix.
Bloody Shark lleva flor de jamaica, jarabe de agave, maracuyá, piña y Curayacu rum mix.
/ gian_avila

El Bloody Shark es unos de los más pedidos porque también ofrece una experiencia divertida. Es servido en un vaso con forma de cabeza de tiburón hambriento, con la boca abierta y llena de sangre después de una mordida. Respecto a la variedad de su carta, Silvana nos cuenta que tienen los clásicos como el Mai Tai, no todos son inventados, pero sí tienen su toque Curayacu: “Hay otro coctel que dice ser más fuerte que el Zombie y se llama Un zombie me dijo que este coctel es más fuerte que yo, pero no le creo, así que me pediré uno para probar que no”. Para pedirlo es imperativo decir correctamente este largo nombre completo y de memoria.

Con el Scorpion Bowl se vive la experiencia del coctel en grupo.
Con el Scorpion Bowl se vive la experiencia del coctel en grupo.
/ gian_avila

Al pedir el Mr. Fuc$&ing Bubbles “cambia toda la ambientación del bar y comienzan a salir burbujas de las paredes para que molesten a todas las mesas”, dice Silvana. Al mismo tiempo, un gran vaso con forma de pez sale ‘nadando’ de la barra hacia la mesa. El Scorpion Bowl es toda una experiencia para vivir en grupos de dos o cuatro. Se simula la erupción de un volcán y los clientes deben tirar ‘polvos mágicos de la Polinesia’ para intentar apagar el fuego producto de la furia de este volcán. “La ambientación cambia y tienen efectos animatrónicos para hacerlo mucho más dinámico. En Curayacu no solo tomas un coctel, sino un coctel de sabor complejo servido en un vaso que es parte de un proyecto social y tienes una experiencia alucinante”, explica la dueña.

Silvana Loloy, es una de las fundadoras de Curayacu, bar que nació hace 5 años con el ánimo de recrear la experiencia tiki en Lima.
Silvana Loloy, es una de las fundadoras de Curayacu, bar que nació hace 5 años con el ánimo de recrear la experiencia tiki en Lima.
/ gian_avila

Los vasos donde se sirven los cocteles tienen su propia historia. Los tiki mug son diseñados por ellos mismos y elaborados por artesanos en Chulucanas, Piura, y se pueden comprar como souvenir con cada coctel o aparte.

Las Aloha Alitas tienen 4 salsas diferentes, la más picante es la Mot$%r fuck$r spicy sauce, todo un reto para cualquier amante del ají.
Las Aloha Alitas tienen 4 salsas diferentes, la más picante es la Mot$%r fuck$r spicy sauce, todo un reto para cualquier amante del ají.
/ gian_avila

La carta de comida de Curayacu no se escapa del sabor tropical. Son los acompañamientos clásicos como tequeños, burguers y alitas, pero con el toque Curayacu que lo hace especial. Si te gusta lo picante debes pedir las alitas con la Mot$%r fuck$r spicy sauce (MFSS), solo para valientes.

Más información

  • Direcciones: Av. Almirante Grau 111, Barranco / Ca. Isla Ballesta 602, Punta Hermosa.
  • Horarios: de lunes a jueves de 5 p. m. a 12 m. Viernes y sábado de 5 p. m. a 2 a. m. y domingos de 3 p. m. a 10 p. m. Happy hour todos los días de 5 a 6 de la tarde.
  • Curayacu ofrece cocteles grupales para 2, 3, 4 y hasta 6 personas. El Zombie solo se puede repetir una vez.
  • La coctelería tiki se creó en los años 30 por el traficante de rones Ernest Raymond Beaumont Gantt, conocido como Don Beach, quien fundó el bar Don The Beachcomber en Hollywood. Ahí recibía a estrellas del cine quienes iban buscando diversión y un escape tropical. Se le conoce como el creador de la cultura tiki.
  • Conoce más de su carta en Instagram:
5 tesoros gastronómicos para visitar en Cusco
Provecho recorrió algunos escondites modernos de la Ciudad Imperial que tienen historia, vibra y delicias para todo paladar.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más