Reconocer y transitar el miedo para vencerlo. Lee la columna de Lorena Salmón. (Ilustración: Kelly Villarreal)
Reconocer y transitar el miedo para vencerlo. Lee la columna de Lorena Salmón. (Ilustración: Kelly Villarreal)
Lorena Salmón

Todos tenemos . El miedo es tan natural como nuestra respiración. De hecho, este mecanismo de respuesta nos ha permitido evolucionar y permanecer en la Tierra sin extinguirnos. Ante un peligro inminente, el miedo nos lleva a reaccionar y protegernos de la amenaza existente.

Pero una cosa es hacer uso del miedo como protección, como chaleco salvavidas, y otra cosa es dejar que este nos imposibilite vivir. Porque vivir con miedo constante no es vivir. Cuando vivimos desde el miedo, lo hacemos de una forma disfuncional, dejándolo actuar como una pared que nos evita seguir avanzando. Nos paraliza. Nos inmoviliza.

Todos tenemos miedo. Miedo a la enfermedad, miedo a la muerte, tanto propia como la de quienes queremos, pero así como reconocemos que esta emoción es válida, humana y completamente actual, también tenemos que reconocer que hay cosas que escapan de nuestro control. Aunque queramos lo contrario, aunque busquemos protegernos de lo malo y proteger a los nuestros de todo mal, no vamos a poder lograrlo.

MIRA: No me gusta: te destruyo, por Lorena Salmón

Nos van a suceder cosas y muchas de ellas nos van a generar tristeza, incomodidad, dolor; y la verdad cruda y amarga es que no habrá mucho que podamos hacer para cambiarlo.

Lo siento por quienes pensaban lo contrario, pero la realidad es que hay cosas que no dependen para nada de nosotros o lo que hagamos. Repitamos todos juntos para ver si así de una vez lo interiorizamos: no tenemos el control de todo y nunca lo vamos a tener. Esta verdad nos ayuda a redirigir nuestra atención, energía, tiempo, talento y fortaleza en las cosas que sí podemos controlar o cambiar de nosotros mismos.

El único terreno sobre el que tenemos control alguno.

La buena noticia es que sí podemos vencer nuestros miedos y gestionarlos de una forma sana. Primero, reconociéndolos, hablando de ellos, enfrentándolos de a poco, paso a paso. Preguntándonos de dónde vienen y con qué contamos para vencerlos.

MIRA: Una conexión especial, por Lorena Salmón

Yo siempre tuve miedo a todo. A decir lo que pensaba, a que ya no me quieran, a no ser lo suficiente para. También le teníamiedo a la oscuridad, terror a la muerte y era hipocondriaca. He sentido miedo mucho tiempo de mi vida y, desde esa perspectiva, uno no puede tomar decisiones asertivas ni actuar de la mejor forma.

Cuando el miedo nos domina, domina nuestra vida.

Particularmente, merezco una estrellita en la frente: he logrado vencer algunos de mi vasta legión de compañeros, como por ejemplo mi miedo a las películas de terror (solo para comprobar mi nueva valentía, he visto ya todas las películas de terror estrenadas que me perdí a lo largo de mi vida). Cuando antes pensaba en la muerte, ese tema del que nadie quiere hablar, me paralizaba. Sentía angustia absoluta, ansiedad dura y pura. Con orgullo quiero confesarles que ya no. Que he entendido que lo nuestro no termina aquí, que somos transformación constante, que somos energía de amor y que esa energía poderosa no muere.

Hace algunos años vi el documental que Martin Scorsese hizo sobre George Harrison: Viviendo en el mundo material. Recién ahí me enteré acerca de su vasta vida espiritual, su devoción y su práctica. De hecho, allí se dice que cuando el Beatle murió, la habitación se llenó de luz por completo.

Habrá que trabajar internamente siempre para llegar a esa calma y habrá que ponerle un poco de garra extra para vencer el miedo que nos impida cualquier cosa que nuestro corazón nos indique (no se crean todo lo que piensan). //

VIDEO RECOMENDADO

7 aplicaciones para relajarse y conservar la calma en tiempos de crisis

TAGS RELACIONADOS