Ejercítate cómodamente evitando usar estas cosas en el gimnasio
Ejercítate cómodamente evitando usar estas cosas en el gimnasio
Redacción EC

Ir al gimnasio no tiene porqué ser excusa para no verse bien. Hay prendas deportivas muy atractivas y sentadoras según el tipo de actividad que vayas a realizar y el estilo que quieras tener. Sin embargo, debes tener en cuenta que algunas cosas no son del todo buenas pues pueden hacerte sentir incómoda y hasta poner en riesgo tu seguridad.

Estos son cinco ejemplos de algunos elementos que es mejor no incorporar a tu atuendo para ejercitarte.

1. Joyería exagerada

La regla de oro para ir al gimnasio es mantener las cosas simples. Puedes usar aretes, pulseras y collares mientras sean pequeños y no cuelguen demasiado porque pueden quedar atorados en alguna máquina o dañarse. 

2. Ropa demasiado holgada

La comodidad es importante al momento de ir al gimnasio pero también la seguridad. Al igual que la joyería, la ropa muy holgada corre el riesgo de engancharse en algún lugar. Además, si estas aprendiendo algún nuevo ejercicio, tu entrenador no podrá distinguir si estás haciendo bien la posición y podrías terminar por lesionarte.

3. Reproductores musicales demasiado altos

La música es buena acompañante durante tu rutina de ejercicios. Sin embargo, no es beneficioso escucharla a un volumen elevado no solo porque imposibilita que escuches las indicaciones del entrenador o a alguien que desea compartir la máquina que estas usando sino porque, en caso de emergencia, tienes que estar alerta para reaccionar rápido y ayudar a quien lo necesite.

4. Prendas muy reveladoras

El otro extremo tampoco es aceptable. La ropa que eliges debe facilitarte el movimiento  y si es que tienes puesto algo que te ajusta demasiado se te complicará ejercitarte de la mejor manera. A eso hay que sumarle que las prendas que muestran demasiado puede llamar la atención de forma negativa.

5. Perfumes fuertes

Puede que a ti no te incomode el aroma de tu colonia pero ten en cuenta que no estás sola en el gimnasio. Al sudar, el olor del perfume se intensifica y hasta puede cambiar por acción del sudor de tu cuerpo dejando de ser agradable. Si deseas usarlo, aplícate solo un poco.