Por Andrea Castillo

 

Esta es una buena noticia para quienes han superado un infarto de miocardio y viven en la incertidumbre de retomar el sexo con su pareja. Un reciente estudio publicado en la revista “Journal of the American College of Cardiology” confirma que la actividad sexual no es un factor de riesgo de sufrir futuros problemas.

Sí, lo leíste bien. La investigación en cuestión llegó a esa conclusión al analizar la actividad sexual de un grupo de pacientes durante los 12 meses que antecedieron al ataque cardiaco y estimaron el vínculo entre la frecuencia de sus relaciones sexuales con los eventos futuros, como sufrir un ataque cardiaco letal, un accidente cerebrovascular o una muerte cardiovascular.

¿Cómo estar segura de ello? Toma en cuenta este dato: el esfuerzo físico que demanda hacer el amor es comparable a subir dos pisos por las escaleras. “Si las subes fácilmente entonces puedes retomar las relaciones sexuales con tu pareja”, comenta el doctor Vicente Massucco, cardiólogo de la Clínica Anglo Americana.  

Los médicos, incluso, no te recomendarían retomar la intimidad si no estuvieran seguros de tu verdadero estado físico, algo que verifican con una evaluación especializada, el cumplimiento de tus controles periódicos y la adherencia al tratamiento médico.

Además, el sexo es parte de un estilo de vida saludable para el corazón. “Como especialistas siempre animamos al paciente que ha sufrido un infarto a hacerlo con su pareja estable luego de una evaluación especializada”, comenta el doctor Marco Heredia, especialista en rehabilitación cardíaca del Incor.

(Foto: Shutterstock)

Mucha compresión

Si la evidencia médica no te convence y el temor persiste, aprovecha para resolver tus dudas en la consulta médica.

Te explicarán que algunos medicamentos (beta bloqueadores, estatinas, diuréticos) que debes tomar luego de sufrir un infarto pueden precipitar la disfunción eréctil y eso limitar la actividad sexual. Ten presente que esos fármacos son indispensables para el buen control de la enfermedad y favorecen la sobre vida. Pero la medicina ha avanzado y existen muchas alternativas, incluso para contrarrestar la disfunción eréctil de manera muy efectiva y que pueden usarse con seguridad.

(Foto: Shutterstock)

Si tu pareja quiere recurrir a la pastillita azul (silfenafilo o Viagra) debes saber que no pueden consumirla quienes, por su afección, usan dilatadores de las arterias (nitratos) porque hay alto riesgo de hipotensión arterial severa (que en algunos casos puede resultar mortal), advierte el doctor Félix medina, cardiólogo de Clínica Delgado..

La disfunción eréctil también puede ser un signo precoz de que las arterias coronarias de tu pareja están enfermas y que no tiene nada que ver con los medicamentos. Va asociada con diabetes mellitus, hipertensión arterial, tabaco, obesidad, estrés permanente, sedentarismo, hipercolesterolemia. La buena noticia es esta: un control óptimo de estos factores redundará en una actividad sexual satisfactoria.

El dato

Un encuentro sexual fuera del matrimonio o de la pareja habitual aumenta el riesgo de sufrir un paro cardíaco. Esto por las condiciones de estrés que rodean la experiencia prohibida. El estrés aumenta la producción de adrenalina, y de presentar factores riesgo, precipitar un evento cardíaco.