Uno de los momentos más importantes del entrenamiento es el calentamiento. Éste prepara al corazón, pulmones y músculos para la fase de mayor esfuerzo.
Uno de los momentos más importantes del entrenamiento es el calentamiento. Éste prepara al corazón, pulmones y músculos para la fase de mayor esfuerzo.
Milenka Duarte

Es probable que más de uno de nosotros se haya planteado una serie de metas para este nuevo año, las cuales están orientadas hacia el desarrollo y crecimiento integral. Por esta razón, uno de los objetivos por excelencia que compartimos miles de personas, es el hacer y mantener una vida más activa y saludable.

Constantemente vemos en redes sociales que cada vez son más las personas que se animan a practicar alguna disciplina que les permita, no solo alcanzar una salud física, sino también una mente sana. Definitivamente, los beneficios del ejercicio regular son difíciles de ignorar, ya que, sin importar la edad, sexo o capacidad física, lograremos ser más felices y saludables.

Sin embargo, en ocasiones por falta de tiempo, flojera o diversos motivos podemos no ser conscientes de la importancia de preparar nuestro cuerpo para cualquier actividad deportiva a través del calentamiento, acción que permite reducir el riesgo de lesiones a nivel muscular como articular: calambres, contracturas, distenciones, desgarros, torceduras y esguinces articulares, advierte el doctor Augusto Ruiz Palomino, especialista en Medicina Física y Rehabilitación de la Clínica Ricardo Palma.

¿En qué consiste el calentamiento?

Calentar y estirar no es lo mismo. Lo primero consiste en realizar una serie de movimientos corporales suaves para adecuarnos a la exigencia de la práctica deportiva. Además, prepara al corazón, pulmones y músculos para la fase de mayor esfuerzo. Mientras que, el estiramiento son una serie de ejercicios musculares que se efectúan después de la rutina respectiva. Según refiere el especialista, está comprobado que estirar los músculos fríos antes de entrenar los debilita, produciendo así esguinces y desgarros.

El calentamiento reduce el riesgo de lesiones a nivel muscular como articular: calambres, contracturas, distenciones, desgarros, torceduras y esguinces articulares
El calentamiento reduce el riesgo de lesiones a nivel muscular como articular: calambres, contracturas, distenciones, desgarros, torceduras y esguinces articulares

Asimismo, Ruiz señala que un buen calentamiento dura de 5 a 30 minutos dependiendo del ejercicio o deporte a realizar, puesto que, a mayor exigencia deportiva, mayor calentamiento.

No obstante, cuando se calienta debemos tomar en cuenta muchas variables: tipo de ejercicio, estado de salud, edad, constitución corporal, entre otras. Por esta razón, es fundamental que antes de iniciar cualquier práctica deportiva debemos ser evaluados por un médico para conocer nuestro estado físico, con la finalidad de evitar complicaciones con nuestro organismo.

¿Qué efectos tiene el calentamiento en el organismo?

Sin lugar a dudas, el calentamiento a nivel general produce un incremento de la temperatura corporal, aumentando así el metabolismo celular y provocando una vasodilatación que permite un mayor aporte de oxígeno y nutrientes.

Algunos de los efectos fisiológicos del calentamiento son los siguientes: una mayor eliminación de CO2 y de sustancias de desecho, aumento en la frecuencia respiratoria, cardiaca y la tensión arterial. Igualmente, mejora la elasticidad muscular, disminuye la viscoelasticidad en músculos y articulaciones, incrementa la coordinación neuromuscular entre músculos agonistas y antagonistas, etc.

Por otro lado, también proporciona excelentes beneficios a nivel psicológico, como la disminución y canalización del estrés, reducción de la ansiedad y la fatiga inicial, aumenta la concentración, la autoconfianza y el nivel de motivación.

Fases del calentamiento

  • General: activa el organismo que viene de un estado de reposo, generando una activación vegetativa. Asimismo, prepara la mayor cantidad de músculos con movimientos articulares, carrera continua y ejercicios de corta duración e intensidad leve a moderada.
  • Específico: dirigido a los músculos o zona corporal que se utilizarán más en cada tipo de entrenamiento o práctica deportiva. En esta etapa se llevan a acabo ejercicios de mayor intensidad.
  • Dinámico: ayuda a preparar la mente y el cuerpo, con ejercicios de concentración y destreza.